“Tenemos que concebir nuevas e innovadoras formas de financiación del sistema de protección social”, con estas palabras la ministra de Trabajo, Migraciones y en funciones se ha referido a los retos que deben afrontar tanto el mercado laboral como el Sistema de protección social en un futuro marcado por la digitalización de la economía y por el envejecimiento de la población.

Y este es el tema del curso que la Seguridad Social se celebra estos días en el marco del ciclo académico de verano de la Menéndez Pelayo (UIMP), en Santander. Bajo el epígrafe: “La Seguridad Social ante la digitalización y la jubilación del Baby boom: claves para su sostenibilidad financiers y social, la ministra Valerio ha pronunciado una conferencia centrada en los grandes desafíos que plantea la transformación de la economía, el empleo y el impacto en el sistema de protección social.

Valerio ha reiterado su compromiso con nuestro sistema públlico de pensiones que garantiza el derecho de la ciudadanía a la Seguridad Social y que ha salido reforzado ante las dificultades que ha debido afrontar. La ministra en funciones ha reflexionado acerca de la necesidad de redefinir el concepto de solidaridad intergeneracional “que ya es bidireccional”.

La clave de la estructura de protección social en nuestro país es el empleo, “un mercado laboral digno, un modelo económico productivo y un sistema de protección social son la garantía de un Estado del bienestar sólido”. Por ello, ha destacado la importancia del diálogo social y del acuerdo parlamentario en cualquier actuación que sirva para fortalecer y garantizar la protección social.

Empleo de calidad y formación

La ministra en funciones ha subrayado la necesidad de asegurar el futuro de la Seguridad Social en el contexto de una economía digitalizada y que producirá cambios de calado. Valerio ha recordado que su Departamento ha sido pionero en el establecimiento de un Plan por el Empleo Digno y de Calidad que abarca desde las condiciones laborales y a la cotización que generará prestaciones suficientes, en la línea que han marcado organismos internacionales como la OIT, , la Agenda 2030 de Naciones Unidas o el Pilar de Derechos Sociales aprobado por el en 2017. De ahí, el empeño del Gobierno en la lucha contra el fraude laboral y contra la Seguridad Social que suponen una merma de derechos. Ese es el objetivo del Observatorio para la lucha contra el fraude en el ámbito de la Seguridad Social, de reciente creación.

“Si queremos un empleo digno, un empleo de calidad, que sirva de soporte a nuestro Sistema de Seguridad Social, es imprescindible la mejora progresiva y constante de la cualificación y de la recualificación profesional”. asegura que es imprescindible la formación en el empleo para dar respuesta a las necesidades del sistema productivo y evitar los desajustes en el mercado de trabajo.

Envejecimiento y baby boom

“Nuestro sistema público de protección social ha sabido, a través de las medidas que se han ido adoptando, hacer frente a los desafíos; los ha superado e incluso ha salido más fortalecido, con ampliación del nivel de protección”. Valerio ha señalado que el Sistema acoge a más de una de cada tres familias española y abona cerca de 10 millones de pensiones, por lo que es preciso que toda la sociedad se implique en la defensa del Sistema.

En su diagnóstico de situación, Magdalena Valerio se ha referido al reto que supone el envejecimiento de la población y la llegada a la jubilación de los denominados baby boomers, que supondrá incrementar los recursos destinados a dar cobertura financiera a la protección social.

“La estabilidad de nuestro sistema de Seguridad Social debe conseguirse incrementando los ingresos”, ha dicho, al tiempo que ha apostado por trabajar para concebir “nuevas e innovadoras formas de financiación del sistema de protección social”.

La titular de Trabajo en funciones ha expresado su voluntad de actuar en esta línea y ha aludido a medidas como el incremento del SMI que ha elevado la base mínima de cotización y al incremento de la base máxima en un 7%; la recuperación de la cotización de las cuidadoras no profesionales de personas dependientes y del subsidio de mayores de 52 años. Medidas todas ellas que han supuesto un impulso a la recaudación del Sistema.

Como ha quedado demostrado, ha señalado, en tiempos de crisis, las pensiones de las personas mayores de 65 años se configuran como uno de los más importantes instrumentos de cohesión social.

Valerio ha insistido en que aunque hay dificultades, el sistema de pensiones sobrevivirá, “hay que dar esperanza a toda la sociedad. Ha manifestado su confianza en que el diálogo social y el acuerdo en el Pacto de contribuirán a un acuerdo que dé fortaleza y garantice nuestro sistema de pensiones.