La ministra, que ha viajado acompañada de la secretaria de Estado de Empleo, , subrayó la importancia de apostar por el diálogo social “para recuperar el clima de confianza y de leal colaboración entre el Gobierno e interlocutores sociales”, además de con los distintos grupos parlamentarios.

Todo ello enmarcado en el compromiso firme con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, especialmente con el Objetivo 8, que aspira a promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el empleo decente para todos y todas. “Nuestro propósito es generar empleos decentes, inclusivos y sostenibles, gestionar las nuevas relaciones de trabajo en la llamada cuarta revolución industrial, promover iniciativas innovadoras para extender la protección social en este nuevo contexto y muy especialmente impulsar un plan de choque para fomentar el empleo juvenil”, apuntó Valerio durante su intervención.

En esta línea, la titular de Trabajo resaltó la puesta en marcha del Plan Director por un Trabajo Digno 2018-2020, “un instrumento con el que lucharemos contra la precariedad y mejoraremos la calidad del empleo”. Un Plan que se dirige contra aquellas empresas que incumplen la normativa laboral y de Seguridad Social vigente, y que ya ha empezado a dar sus primeros resultados “en términos de transformacion de contratos temporales fraudulentos en contratos indefinidos, en incremento de jornada de contratos a tiempo parcial también fraudulentos”, e incluso generando un efecto inducido en las prácticas de contratación de las empresas, que ya están aumentando la contratación indefinida.

Reincoporación laboral de colectivos vulnerables

Valerio aprovechó la ocasión para resaltar los esfuerzos del con los colectivos más vulnerables. Así, es prioritario eliminar los obstáculos “para que se incorporen al mercado de trabajo los parados de larga duración, más de un millón en nuestro país”, así como “proporcionar oportunidades de formación y empleo a aquellos mayores de 45 años que salieron del mercado de trabajo y que no hemos conseguido recualificar hasta el momento”. Del mismo modo, se apuntó a la necesidad de luchar contra las barreras que limitan la integración laboral de las personas con capacidades especiales.

También hubo una mención especial a los jóvenes, un colectivo que motiva una especial atención por parte del Gobierno. Desde la ya se trabaja en un plan de choque de empleo joven que se pondrá en marcha antes de que acabe el año y que contará nuevamente con el marco del diálogo social.

En materia de Seguridad Social, la ministra Valerio destacó la importancia de reforzar el Convenio Multilateral Iberoamericano de Seguridad Social como instrumento de coordinación de los Sistemas de Seguridad, y que hasta la fecha está vigente en once países.

La ministra de Trabajo aprovechó su intervención para invitar a sus homólogos iberoamericanos a una Conferencia Ministerial Iberoamericana sobre el futuro del trabajo que se celebrará el 4 de marzo en España. “Se trata de una oportunidad privilegiada para compartir iniciativas y experiencias, para generar buenas prácticas y para reconocer y profundizar en la buena gobernanza de nuestros mercados de trabajo”.

Las reuniones ministeriales de Trabajo y Seguridad Social reúnen cada dos años a los ministros y altos responsables iberoamericanos para tratar temas sectoriales. Las conclusiones y propuestas conjuntas que salgan de la reunión se elevarán para su consideración a la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y Gobierno que este año se celebrará el 14 y 15 de noviembre en Guatemala bajo el lema “Una Iberoamérica próspera, inclusiva y sostenible”.