Este encuentro constituye una gran oportunidad para generar un buen clima de entendimiento mutuo desde el inicio de la interlocución entre ambos presidentes. El buen clima de entendimiento resulta especialmente importante por la intensidad de la cooperación bilateral entre ambos países así como por la necesidad de mantener una estrategia coordinada en el marco de y de los desafíos a los que se enfrenta. El presidente Macron ha informado de que otorgará prioridad a la política europea, lo que podría abrir una ventana de oportunidad para impulsar dicha coordinación en el marco de la Unión en una coyuntura marcada por dos cuestiones fundamentales: el Brexit y la reflexión sobre el futuro de la Unión.

La reunión permite recalcar que España es un socio estratégico para la consecución de un objetivo prioritario para ambos: la profundización del proceso de integración europea. La coordinación entre ambos países resulta necesaria a fin de compartir iniciativas y propuestas desde las primeras etapas de los procesos deliberativos. Este “espíritu de Versalles” -en alusión a la Cumbre informal que tuvo lugar el pasado 6 de marzo en el Palacio de Versalles entre Francia, , Italia y España - podría contribuir de manera significativa al impulso del proyecto europeo en un momento clave para su futuro.

En este sentido, cabe señalar que el encuentro se enmarca en el proceso de reflexión lanzado por con la publicación del Libro Blanco sobre el Futuro de la Unión Europea, presentado el 1 de marzo, y los cinco documentos sectoriales de reflexión sobre la dimensión social, la globalización, el futuro de la Unión Económica y Monetaria, la defensa europea y las finanzas europeas.

Relaciones bilaterales

España y Francia han alcanzado un excelente nivel de entendimiento en diversos temas bilaterales de importancia como la lucha antiterrorista y el tráfico de drogas, el control de fronteras exteriores o las interconexiones energéticas.

Los dos encuentros recientes de mayor perfil que se han producido recientemente son la visita de SS.MM. los Reyes, del 2 al 4 de junio de 2015, y la XXV Cumbre Hispano-Francesa , que tuvo lugar el 20 de febrero en . Así mismo destacan la visita del antiguo primer ministro Valls a en 2014, donde fue recibido en audiencia por Su Majestad el Rey, la reunión del ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, , en diciembre de 2016 en con su entonces homólogo francés y la reunión el 9 de junio de 2017 de los ministros de Interior español y francés en .

Lucha antiterrorista

En el plano bilateral España y Francia mantienen una excelente cooperación en materia de interior, especialmente visible en la lucha contra . Durante la XXV Cumbre Hispano-Francesa del pasado 20 de febrero, se firmó la Declaración de Intenciones para la entrega de los efectos y de documentación incautada a ETA y en posesión de las autoridades francesas. Su entrega podría contribuir decisivamente a resolver algunos de los crímenes de la banda terrorista.

Inmigración

España y Francia cooperan en la lucha contra la inmigración irregular, colaborando en el control de los flujos migratorios en la fachada atlántica y del Estrecho de Gibraltar y en los perímetros fronterizos de y , a través de equipos conjuntos de análisis e investigación y de patrullas mixtas.

Interconexiones energéticas

El 4 de marzo de 2015 tuvo lugar en Madrid la Cumbre sobre interconexiones energéticas en la que participaron los jefes de Estado o de , Portugal y España, además del presidente de la Comisión, el comisario de Acción por el Clima y Energía y el presidente del Banco Europeo de . El resultado fue la Declaración de Madrid que marca la estrategia para conectar la península con el mercado interior de la energía.

Los tres gobiernos también identificaron una serie de proyectos de interconexión prioritarios y establecieron un nuevo Grupo de Alto Nivel del Suroeste de Europa sobre interconexiones.

Además el presidente Macron ha incluido en su programa electoral trabajar para alcanzar el mercado único de la energía.

Relaciones comerciales

Francia es el primer cliente de España y mayor proveedor. Es el cuarto inversor con un stock de inversión cercano a 40.000 millones de euros, y el decimotercer país receptor de inversiones españolas con un stock de 10.000 millones de euros.

Los intercambios comerciales ascienden a 68.872 millones de euros y España recibe 11,4 millones de turistas franceses anualmente.