Carmen Calvo ha definido este centro como “un proyecto comprometido, igualitario y entregado a la generosidad y la solidaridad”. Para la vicepresidenta, “esto es lo que hace grande a una sociedad y a un país como el nuestro” y es la prueba de que más allá del papel de las instituciones, “todos podemos hacer algo”.

“Una sociedad que tiene a más de la mitad de la población en situación de particular desventaja, tiene que responder con democracia. Se llama respuesta colectiva”, ha afirmado. Calvo ha expresado su apoyo y compromiso para mantener, apoyar y garantizar el trabajo que se realiza en el EMMA, gestionado por la , y ha destacado “el símbolo que representa, el de una sociedad que no se deja arrastrar por lo superficial, ni por una carrera peligrosa donde solo los que parten con ventaja o con buenas circunstancias van a llegar al final”.

Asimismo, la vicepresidenta ha defendido “un país que incluye a todos y se construye con compromiso. Un país en el que, si la economía funciona, redistribuye dignidad y construye espacios de igualdad”. Y ha finalizado afirmado que “para alcanzar la libertad que dé sentido a nuestras vidas, la hemos de construir en igualdad, porque si no es la libertad de solo unos pocos”.