España se ha coordinado con los once Estados de la UE miembros del Consejo Ejecutivo (Alemania, Bélgica, Dinamarca, Eslovaquia, España, Francia, Grecia, Italia, Letonia, Polonia y Rumanía) para hallar una posición común, lo que al final no ha sido posible. El sentido del voto de los once se ha dividido entre el voto en contra de Alemania, Letonia y Rumanía, y las abstenciones de Bélgica, Dinamarca, Eslovaquia, España, Francia, Grecia, Italia y Polonia.

España es partidaria de que Palestina ingrese en la UNESCO, pero habría preferido que la cuestión se hubiera planteado después de que se tome una decisión en la sede de Naciones Unidas en Nueva York sobre la iniciativa palestina, y teniendo en cuenta las perspectivas de la reanudación de las negociaciones de paz en los términos recogidos en la declaración del Cuarteto del 23 de octubre. En el discurso pronunciado por la Ministra de Asuntos Exteriores y de Cooperación ante la Asamblea General, el pasado día 24, se anunció la disposición favorable de España a apoyar en la Asamblea General una elevación del estatuto de Palestina al de Estado observador, en el caso de que los palestinos presenten un proyecto de resolución en dicho sentido.

Tras la aprobación de la solicitud palestina por el , éste elevará una recomendación favorable a la Conferencia General de dicho organismo, que deberá pronunciarse por mayoría de 2/3. La votación está prevista para el próximo periodo de sesiones, entre los días 25 de octubre y 10 de noviembre. El considera que, por las razones expuestas, sería aconsejable retrasar la votación.

En cualquier caso, el Gobierno anticipa que votará favorablemente a dicha solicitud en el seno de la Conferencia General si termina habiendo una votación y no se consigue una posición común de .