​El ministro del Interior ha hecho pública también hoy una nueva operación contra el tráfico de drogas en el Campo de Gibraltar. La Guardia Civil y la Policía Nacional han desarticulado una organización afincada en La Línea de la Concepción que utilizaba tres naves para botar embarcaciones para introducir alijos en España y un sistema de radar frente a la playa de La Atunara para controlar las actividades de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

En la operación han sido detenidas 16 personas e incautadas cuatro toneladas de hachís, así como una estación radar en estado de desmontaje y varios equipos de transmisiones. Asimismo, se han intervenido 93.000 euros en efectivo, tres escopetas, una pistola, tres remolques de embarcación, dos tractores, once vehículos turismo, dos motocicletas, varios equipos de transmisiones, una furgoneta y tres embarcaciones neumáticas.

Zoido se ha desplazado hoy a la Línea de la Concepción -es su séptimo viaje a la zona del Campo de Gibraltar desde que es ministro del Interior- para presidir una reunión con los principales mandos de la Guardia Civil y de la Policía Nacional de la comarca, integrada por siete municipios (, Los Barrios, La Línea, , Tarifa, Castellar y Jimena de la Frontera).

Con ellos el ministro ha analizado el trabajo que desempeña el operativo policial así como los datos de incautación de droga, que en el caso de supone el 40% del total nacional aprendido en 2016, cuando las Fuerzas de Seguridad se hicieron en toda España con 372.901 kilos.

La posición geográfica de la comarca, las altas tasas de paro que alcanzan al 28% de la población -Cádiz es la segunda provincia en el ránking nacional de desempleo-, el importante desempleo juvenil que llega al 46,3% entre los jóvenes de 16 y 35 años, así como el abandono escolar, han contribuido a crear un caldo de cultivo en el desarrollo de grupos organizados y mafias que trafican con droga, principalmente hachís y cocaína.

La eficacia policial en la zona supone un freno a las mafias de la droga

Sin embargo, tal y como apuntó el ministro, la eficacia policial está suponiendo un importante freno a estas mafias con la detención de los principales cabecillas de estos clanes y la incautación de droga aprendida. De hecho, sin ir más lejos, hace dos semanas se dio uno de los mayores golpes al narcotráfico de los últimos meses con la desarticulación y detención de uno de los mayores capos de la droga como es José Ramón Prado Burgullo, más conocido como Sito Miñanco, junto con otros 40 colaboradores suyos.

El ministro resaltó que la eficaz labor policial en la comarca del Campo de Gibraltar está suponiendo que la zona haga de freno a la entrada de hachís en Europa, de tal forma que a tenor de los datos reflejados en 2017, aún provisionales, las incautaciones superen el 40% del total registrado en toda España.

Donde más cocaína se incauta en España

Asimismo, el intenso control policial que se ejerce sobre el tráfico marítimo en el puerto de Algeciras ha propiciado, a juicio de Zoido, que sea esta zona la que mayor cantidad de cocaína incauta de España. En este sentido, el ministro afirmó que es muy probable que una vez finalizada la integración, evaluación y análisis de los datos correspondientes a 2017, las aprehensiones pudieran superar el 29% del total nacional.

Y es que las incautaciones de cocaína en esta comarca han pasado de los 3.598 kilos a los 11.785 kilos, más de un 300% más con respecto a 2016, con 99 personas detenidas, de los que el 76,7% eran españoles y el resto de diferentes nacionalidades.

El método que sobresale en la introducción de esta droga es el denominado “gancho ciego” o “rip-off”, que consiste en esconder la droga en el interior de un contenedor en el país de origen o en el puerto de trasbordo antes de la llegada del mismo país de destino. Normalmente ni el remitente ni el destinatario son conscientes que el envío es utilizado para el tráfico ilegal de drogas.

En cuanto al hachís, la segunda de las drogas con más penetración en la comarca, el ministro anunció que las Fuerzas de Seguridad habían aprehendido en 2017-también con cifras provisionales- un total de 145.372 kilos frente a los 100.423 de 2016, lo que supone un incremento cercano al 45%, con 755 detenidos, de los que el 54,96% son españoles y el 37,74% son de nacionalidad marroquí.