Este viernes, 17 de mayo, Expovicamán 2013 ha albergado (en el pabellón especialmente destinado al sector de la Ganadería) una de las citas más importantes de esta Feria: la Subasta de Sementales de Ganado Ovino Manchego. El Veterinario de la (AGRAMA), , nos ha explicado que, este evento es el resultado de “seleccionar una serie de animales en el campo (en las diferentes ganaderías que trabajan en el núcleo de selección del Programa de Mejora Genética) y de concentralos en esta Feria para ponerlos a disposición de los ganaderos que pretenden mejorar su ganadería (tanto a nivel de producción de leche, como de ordeñabilidad y también de resistencia a la enfermedad de la encefalopatía espongiforme”.

Esta Subasta es ya una tradición que, en Albacete (bajo el entorno de Expovicaman), congrega a un importante número de ganaderos (bien para participar en ella activamente o, simplemente, para presenciarla). Tal y como aseguraba el propio Roberto Gallego, “es el día de mayor afluencia de público ganadero en la Feria”.

En total han sido 129 los animales que han salido a subasta de los que, alrededor de 105, han terminado adjudicándose (por encima de las expectivas previstas para la cita, que pronosticaban la salida de entre 80 y 90 animales). Incluso 4 ó 5 de los ejemplares han superado los 1.000 euros en sus ventas (el que más valor ha alcanzado, perteneciente a AGRAMA Ganadería Nacional, ha sido subastado por 1.830 euros). Cifras con las que, como aseguraba el propio veterinario, “podemos estar más que satisfechos”.

Roberto Gallego nos ha explicado los factores más a tener en cuenta en los animales subastados: “Los ejemplares reúnen un 50% de la información genética del padre y un 50% de la madre” y añadía que “estos animales que salen con unos precios tan elevados, provienen de machos ya testados, hijos de mejorantes”.

El veterinario de AGRAMA asegura que, el objetivo fundamental de los asistente interesados, es mejorar sus ganaderías para ser cada vez más competitivos en los mercados y poder producir lo máximo con el menor coste posible (que es también en lo que consiste, en buena parte, la mejora genética). “Lo que pretende la mejora genética es transformar el alimento que comen, en producción”, afirma Gallego.

“El ganadero es perfectamente sabedor de que tiene que mejorar en sanidad, en instalaciones, en alimentación… pero hay otra parte fundamental que es la genética: evidentemente, si no tenemos buenos animales, todo el esfuerzo que se hace en los demás parámetros no servirían para nada. No son necesarios grandes desembolsos de dinero, pero todo ganadero tiene capacidad para producir animales de gran categoría (lo único que hay que hacer es identificarlos, seleccionarlos y trabajar con ellos)”, explica el veterinario de AGRAMA quien sentencia afirmando que “tenemos animales de primera calidad y el mejor queso del mundo: motivos más que sobrados para sentirnos orgullosos de la raza manchega y de nuestra tierra”.