presidió, desde el Palco Real de la Plaza de Toros de Las Ventas, la tradicional corrida de la Beneficencia de la Feria de San Isidro, en la que , y lidiaron toros de la ganadería de Alcurrucén.

Su Majestad el Rey Don Juan Carlos presidió la corrida de la Beneficencia de la Feria de San Isidro, donde estuvo acompañado por Su Alteza Real la Infanta Doña Elena; Su Alteza Real la Infanta Doña Pilar; el presidente de la Comunidad de , Ángel Garrido García, y por el secretario de Estado de Educación, y Universidades, Marcial Marín , entre otras personalidades.

Tras acceder Don Juan Carlos al Palco Real e interpretarse el Himno Nacional, dio comienzo la corrida en la que los diestros Antonio Ferrera, Miguel Ángel Perera y Ginés Marín lidiaron toros de la ganadería de Alcurrucén. Al finalizar el festejo, Su Majestad el Rey Don Juan Carlos mantuvo un encuentro con los toreros y las cuadrillas.

Los orígenes de la Corrida de la Beneficencia se remontan a la época de Felipe II, cuando el Rey dispuso que cada año se celebrase un festejo taurino cuya recaudación se destinaría al , que atendía a enfermos cuya pobreza les impedía costear cualquier tratamiento. Tras diversas vicisitudes a lo largo de la historia, la primera Gran Corrida Extraordinaria de la Beneficencia tuvo lugar en 1856. Desde entonces, esta cita es una de las más destacadas del calendario taurino.