I Edición Premios Taurinos Samueles

El fallo de los I Premios Taurinos Samueles se produjo el pasado 29 de septiembre en la finca “El Palomar” en Povedilla (Albacete), propiedad de Samuel Flores, donde se reunieron los miembros del jurado, compuesto por Luisa Gaspar, aficionada y veterinaria; Dámaso González, torero; Antonio Rojas, torero; Juan Canto, “Pimpi de Albacete”, picador; Rafael López Cabezuelo, concejal de Asuntos Taurinos del Ayuntamiento de Albacete; José María Roncero, presidente de la Unión de Consumidores de España (UCE) y vicepresidente de la Unión de Abonados Taurinos de Albacete; Julio Fernández, aficionado y empresario; Ángel Ramírez, aficionado y abogado; Eugenio Reyes, aficionado y comercial; Pedro Belmonte, periodista y cronista taurino; y Manuel Lozano, director del Grupo de Comunicación La Cerca; y bajo la Presidencia de Honor del ganadero Samuel Flores Romano.

Los premios, entregados el día 22 de octubre en el Hotel Universidad, fueron otorgados a Turzack, el Premio Samueles a la faena más completa; a la ganadería Marqués de Domecq, el Premio Samueles al toro más bravo; a Ramón García Barberillo, el Premio Samueles a la mejor suerte de varas; y a Francisco José Salguero Molina, “Curro Molina”, el Premio Samueles a la mejor faena realizada por un subalterno.

Además, el jurado acordó, por unanimidad, otorgar una mención especial al torero Manuel Amador Martínez por la faena artística que cuajó a su segundo toro el 17 de septiembre y una mención especial al torero Enrique Ponce Martínez al mérito y al pundonor torero, por la honradez torera demostrada en la lidia de su segundo toro, en unas condiciones climatológicas tremendamente adversas.

Por último, se concedió una mención especial a la mejor estocada de la Feria al diestro Eduardo Dávila Miura, así como una mención de reconocimiento al subalterno José Antonio Galdón, “Niño de Belén”.

Importantes personalidades en la gala de entrega de premios

En la gala de entrega de los I Premios Taurinos Samueles, celebrada el 22 de octubre en el Hotel Universidad y presentada por Raquel Haro Herreros, se dieron cita representantes políticos, del poder judicial y de la Universidad, un nutrido grupo de empresarios, así como figuras del mundo taurino y aficionados en general.

Entre otras personalidades, acudieron al evento Fernando López Carrasco, presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha; Llanos Castellanos, consejera de Administraciones Públicas de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha; Manuel Pérez Castell, alcalde de Albacete; Antonio Roncero, vicerrector del Campus Universitario de Albacete y Proyectos Emprendedores; José Herrero Arcas, subdelegado del Gobierno en Albacete; Aurelio Guillén Ariza, subdelegado de Defensa en Albacete; Vicente Rouco y José Martínez, presidente y fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, respectivamente.

No podían faltar a este acto de entrega de premios el presidente de la plaza de toros de Albacete, Joaquín Coy, y el gerente de la misma, Ángel Gómez, así como diversas personalidades del mundo taurino, entre las que se encontraban Miguel Abellán, Andrés Palacios, el ganadero Fernando Moreno y Juan Ruiz Palomares, apoderado de Enrique Ponce.

Evidentemente, todos los asistentes pudieron disfrutar de la compañía del Presidente de Honor del jurado de estos premios, Samuel Flores Romano, que estuvo rodeado y arropado por gran parte de su familia: su esposa, Lili, su hijo Carlos y su hija Isabel.

Tampoco faltaron telegramas de personalidades que también quisieron apoyar en este día al ganadero, a pesar de que compromisos ineludibles no les permitieron su presencia en la gala. Así, el presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, José María Barreda, quien asistía en Oviedo a la entrega de los Premios Príncipe de Asturias, felicitó a Samuel Flores por este reconocimiento a su persona, así como al Grupo de Comunicación La Cerca por su iniciativa.

También José Bono; Francisco Pardo, secretario de Estado de Defensa; Ernesto Martínez Ataz, rector de la Universidad de Castilla-La Mancha; Eduardo Miura y Juan Sebastián, presidente y secretario general de la Unión de Criadores de Lidia, respectivamente; y Juan Ruiz “Espartaco” enviaron emotivas palabras de afecto para Samuel Flores, los organizadores y todos los asistentes.

Carlos Flores, hijo de Samuel Flores, manifestó su profundo respeto y admiración por su padre

Carlos Flores, hijo de Samuel Flores, en su emotiva intervención no sólo resaltó las muchas cualidades conocidas por todos del empresario castellano-manchego, sino que reveló su percepción personal como hijo del ganadero: “Para mí, Samuel Flores es un ejemplo a seguir y una persona a la que respeto y admiro.

Él ha sido mi educador, junto con mi madre, y siempre ha procurado inculcar en mí una serie de valores como el agradecimiento a la vida, a nuestros mayores y a nuestros antepasados, no sólo lo que nos han transmitido económicamente sino los valores que han tenido de responsabilidad en el trabajo, de seriedad y de respeto a la gente”, señaló Carlos.

Samuel Flores se mostró inmensamente satisfecho y emocionado por esta intervención, puesto que Carlos era el único de sus hijos que todavía no había tenido la ocasión de hablar en público y lo hizo en un momento muy especial que consideró como su bautismo social.

El arte, presente en la I Edición de los Premios Samueles

Ricardo Avendaño, Pilar Viviente, Constanze Klar y Juan Miguel Rodríguez son los cuatro artistas que han decido sus obras, realizadas especialmente para la entrega de los I Premios Taurinos Samueles.

Ricardo Avendaño, gran conocedor de las artes gráficas y excelente diseñador y cartelista, define su pintura como “realismo mágico” o “surrealismo”, en la frontera entre la abstracción y la figuración. Este artista, uno de los pintores castellano-manchegos de mayor proyección, ha contribuido en este homenaje realizado a Samuel Flores y al mundo taurino mediante la donación de dos obras, “Estrella”, otorgado a Sebastián Castella por la Faena más completa, y “Porta Gayola”, entregado a Samuel Flores por Manuel Lozano como premio honorífico.

Pilar Viviente, doctora en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona, es profesora desde 1998 de la Universidad Miguel Hernández de Elche en la Facultad de Bellas Artes de Altea y su obra abraza muchas disciplinas. Para esta ocasión ha realizado “Embestida del toro al caballo”, una pieza única original relacionada con un tema monográfico que se encuentra en los Fondos Calcográficos de la Biblioteca Nacional de Madrid, que ha sido entregada a Ramón García Barberillo por la Mejor suerte de varas.

Constanze Klar, a pesar de ser alemana de nacimiento (nació en Wiesbanden), hace años que está afincada en Altea (Alicante) y ha realizado expresamente para esta ocasión una obra de tema taurino, “Toro llegando en el cielo”, puesto que no es la temática habitual de su pintura. Esta obra fue concedida a José Salguero Molina “Curro Molina” por la Mejor faena realizada por un subalterno.

El pintor albaceteño Juan Miguel Rodríguez, licenciado en Bellas Artes, Dibujo y Pintura por la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid, destaca por sus obras dedicadas a la tauromaquia, de las cuales es la denominada “Trapío” la que ha sido obsequiada a la ganadería Marqués de Domecq por haber obtenido el galardón al Toro más bravo.

Además fueron entregadas cuatro navajas típicas albaceteñas de exposición grandes con peana (símbolos de la industria cuchillera albaceteña), grabadas y realizadas artesanalmente para la ocasión y cuatro estuches de vino, en madera grabada especialmente para la ocasión, con una selección de los mejores vinos de la prestigiosa bodega albaceteña Los Aljibes.

Sebastián Castella, Premio a la faena más completa

El Premio Samueles a la faena más completa, concedido a Sebastián Turzack Castella por la faena hecha el 13 de septiembre a su segundo toro, de nombre Jarreño, de 562 kilos de peso, color castaño y de la ganadería de Fuente Ymbro, al que le cortó las dos orejas, fue recogido, en representación del diestro premiado, por Luis Álvarez, apoderado de Sebastián Castella, quien por motivos de agenda ineludibles, y previamente comprometida, no pudo asistir a la gala de entrega de los I Premios Taurinos Samueles.

Manuel Lozano Serna, director general del Grupo de Comunicación La Cerca, hizo entrega de la obra “Estrella”, del pintor Ricardo Avendaño, a Luis Álvarez, quien además recibió una navaja artesana conmemorativa del acto de la mano del presidente de las Cortes de CLM, Fernando López Carrasco, y una caja con una selección de vinos de la Bodega Los Aljibes que fue entregada por el gerente de la misma, Manuel Lorenzo.

Ganadería Marqués de Domecq, Premio al toro más bravo

El digno merecedor del Premio Samueles al toro más bravo fue “Gastasuelas”, perteneciente a la ganadería Marqués de Domecq. El toro galardonado, negro mulato y de 525 kilos de peso, fue lidiado por el diestro Antonio Ferreras el 15 de septiembre e indultado por el presidente de la corrida, el señor Coy, tras la concesión de sus dos orejas y rabo, simbólicas.

Fernando Domecq, copropietario de la ganadería Marqués de Domecq, tuvo el honor de recoger la obra “Trapío” del pintor albaceteño Juan Miguel Rodríguez de la mano del ganadero homenajeado en este acto, Samuel Flores Romano.

Acto seguido, Pilar de la Vega de Anzo, marquesa de la Vega de Anzo, en nombre del Centro de Asunto Taurinos de la Comunidad de Madrid y como presidenta de la peña “Los José y Juan”, entregó al representante de la ganadería gaditana una navaja artesana conmemorativa del acto.

Para finalizar con la entrega de los premios al toro más bravo, el concejal de Asuntos Taurinos del Ayuntamiento de Albacete, Rafael López Cabezuelo, en representación del jurado de la I Edición de los Premios Taurinos Samueles, hizo entrega de una caja con una selección de vino de la Bodega Los Aljibes a Fernando Domecq, quien dedicó unas palabras de agradecimiento a las personas presentes en el acto y a aquéllas a las que les fue imposible acudir, así como al Grupo de Comunicación La Cerca, a la ciudad de Albacete, de la que destacó la importancia de su Feria Taurina, y, principalmente, a Samuel Flores, a quien felicitó por la institucionalización de estos premios, que según dijo, “él y sus antecesores se merecían”.

“Curro Molina”, Premio a la mejor faena realizada por un subalterno

Los tres premios concedidos a la Mejor faena realizada por un subalterno –la obra de la pintora Constanza Klar “Toro llegando en el cielo”, una navaja artesana conmemorativa del acto y una caja con una selección de vinos de la Bodega Los Aljibes- fueron otorgados a Francisco José Salguero Molina “Curro Molina”, perteneciente a la cuadrilla del diestro Sebastián Castella, por la lidia y brega dada a su primer toro en la tarde del 13 de septiembre y por los dos pares de banderillas puestos a su segundo toro en la misma tarde, limpios y verdaderos, cuadrándose en la cara del toro.

El alcalde de Albacete, Manuel Pérez Castell, y Antonio Roncero, vicerrector del Campus Universitario de Albacete, entregaron los premios a Curro Álvarez, banderillero retirado, en representación de “Curro Molina”, cuyos compromisos profesionales de agenda le impidieron estar presente en la gala de entrega de los I Premios Taurinos Samueles.

En medio de una sonora ovación, hizo su entrada Dámaso González Carrasco, torero y ganadero albaceteño y miembro del jurado de la I Edición de los Premios Taurinos Samueles, a quien siéndole totalmente imposible llegar a tiempo de hacer entrega del premio, no quiso perder la ocasión de estar presente en la gala y de poder felicitar personalmente al principal homenajeado, Samuel Flores, y a todos los premiados.

Samuel Flores, honrado, emocionado y

agradecido por estos premios

Samuel Flores inició su discurso con un agradecimiento a todos los presentes, especialmente a aquéllos que tuvieron que forzar cambios en sus agendas para acudir al acto, sin olvidar a los que tuvieron la amabilidad de hacerse presentes en sus expresiones de afecto y amistad, enviadas para su lectura, por resultarles imposible acompañarlo en un día tan señalado para él. También tuvo unas palabras de reconocimiento a todos los medios de comunicación por el interés demostrado, así como un sincero agradecimiento a los elogios recibidos de Manuel Lozano, director general del Grupo de Comunicación La Cerca.

Samuel Flores, convencido de que no es merecedor de tantos halagos, quiso hacer extensible el homenaje a sus compañeros ganaderos castellano-manchegos, a los magníficos profesionales del mundo del toreo y muy especialmente a su familia presente en el acto y a su madre, que lamentablemente no pudo acompañarlo en este día por motivos de salud.

También hubo un lugar en las palabras de Samuel Flores para cuantas generaciones anteriores a él trabajaron sin denuedo, siempre dentro del mundo del campo, con una afición desmedida a la ganadería brava y una entrega absoluta al medio ambiente.

Para Samuel Flores, es un inmenso honor presidir la institucionalización de los I Premios Taurinos Samueles, mostrando un absoluto convencimiento de que “van a prestigiar de forma notable nuestra Feria Taurina, que es una de las más importantes que se celebran en España y, sin duda alguna, la que mayor repercusión e importancia tiene dentro de las plazas de la categoría de la nuestra”, destacó el Ganadero, finalizando su intervención expresando su entusiasmo por nuestra Fiesta Nacional y todo su “cariño a esta bendita tierra que es nuestra gran Castilla-La Mancha”, concluyó Samuel Flores.

Ramón García Barberillo, Premio a la mejor suerte de varas

El cuarto de los Premios Samueles, concedido a la mejor suerte de varas, fue otorgado a Ramón García Barberillo, perteneciente a la cuadrilla de Manuel Amador Martínez, como protagonista del segundo toro por él lidiado el 17 de septiembre, al cual se midió y dio un puyazo inteligente y con acierto y, ante todo, no se le tapó la salida.

En esta ocasión subieron al estrado a realizar la entrega de los premios la consejera de Administraciones Públicas de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Llanos Castellanos; el subdelegado de Gobierno en Albacete, José Herrero Arcas; y Juan Canto “Pimpi de Albacete”, picador y miembro del jurado de la I Edición de los Premios Taurinos Samueles.

A parte de una navaja artesana conmemorativa del acto y una caja con selección de vinos de la Bodega los Aljibes, obsequios comunes en todas las categorías, Ramón García Barberillo recibió la obra “Embestida del toro al caballo” de la pintora Pilar Vivientes, que le fue entregada por la Consejera.

Una aportación a la difusión de la Feria Taurina de Albacete

Manuel Lozano Serna, director general del Grupo de Comunicación La Cerca, tras agradecer su presencia a todos los asistentes a la gala de entrega de los I Premios Taurinos Samueles, ensalzó la importancia de la Feria Taurina de Albacete, que se encuentra dentro de las más importantes dentro del panorama taurino nacional, y la labor realizada por el Ayuntamiento de la ciudad, con su concejal de Asuntos Taurinos a la cabeza, Rafael López Cabezuelo, y la empresa que regenta el coso taurino albaceteño, Taurodelta, propiedad de la familia Martínez Uranga, “que están haciendo todo lo posible para que así sea”, subrayó.

Según manifestó Manuel Lozano, el Grupo de Comunicación La Cerca ha querido realizar una aportación, mediante la institucionalización de los Premios Taurinos Samueles, a la difusión, proyección y liderazgo de la Feria Taurina de Albacete dentro de la Fiesta Nacional, poniendo así en valor, todavía más, la plaza de toros de Albacete, su Feria Taurina y, por extensión, la propia región de Castilla-La Mancha.

Para ello, continuó el director del Grupo de Comunicación La Cerca, se buscó dentro del mapa del panorama taurino castellano-manchego a una figura emblemática con proyección internacional, cuyas cualidades como persona y como profesional constituyeran un ejemplo a seguir para cualquier persona que quisiera dedicarse profesionalmente a este difícil mundo que constituye la Fiesta Brava, “siendo la figura del ganadero Samuel Flores la que sonó por abrumadora mayoría entre las personas que, ilusionadas por este proyecto, formamos el embrión de lo que hoy es ya una realidad”, señaló Manuel Lozano.

Así fue como nacieron los Premios Taurinos Samueles, en honor al ganadero Samuel Flores y al nombre por el que son conocidos en todo el mundo sus famosos toros “Los Samueles”, que el 22 de octubre se convertían en realidad con la celebración de la gala de entrega de su I Edición, “desbordando todas las expectativas previstas”, estimó Manuel Lozano.

A continuación, el director del Grupo de Comunicación La Cerca realizó un extenso y merecido elogio al ganadero manchego, del que señaló como rasgos de su personalidad “la humildad, amabilidad, generosidad, bondad, gratitud y altruismo”, destacó, para realizar un reconocimiento a su trabajo, dedicación, espíritu de sacrificio y constancia, añadiendo ese amor por la naturaleza que caracteriza a Samuel Flores, “una persona que vive por y para el campo y que siente su deterioro como si de un ser querido se tratara”, manifestó, erigiéndolo como un gran “defensor de la naturaleza y de ese desarrollo sostenible del que muchos hablan pero pocos respetan”.

Manuel Lozano acabó su intervención felicitando a todos los premiados y agradeciendo su esfuerzo y dedicación a todos los miembros del jurado.

Samuel Flores, un enamorado de su verdadera vocación: el campo y la ganadería brava

Samuel Flores Romano nació el 13 de agosto de 1944 en el seno de una familia dedicada a la agricultura y la ganadería de reses bravas desde que se establecieron en Peñascosa (Albacete) a finales del siglo XVIII. Ha estado toda su vida vinculado a la agricultura y, sobre todo, a la ganadería, ya a los cinco años se paseaba entre los toros en su finca “El Palomar”.

Realizó sus estudios de económicas en Madrid, aunque no los pudo terminar por tener que hacerse cargo, desde muy joven, de la empresa agropecuaria de su familia. Enamorado del campo y dedicado totalmente al mismo, afirma no haber pensado nunca en tirar la toalla, ni en los momentos más difíciles por los que ha pasado la ganadería, resumiendo las cualidades necesarias para ser ganadero en tres: afición, pasión y sacrificio.

Casado desde 1970 con “Lili”, de la que confiesa sentirse enamorado como el primer día, es padre de tres hijos y tiene varios nietos, que son su debilidad. Destaca su amistad con José Cañones, su mayoral, del que dice que es su apoyo y su mano derecha y al que considera como a un hermano. Se declara un hombre de familia y según afirma su felicidad consiste en ver feliz a su familia y a todos sus paisanos a los que ha dedicado su vida, así como a su verdadera vocación: el medio ambiente, la agricultura, la caza, los toros y la ganadería. Según lo califica Manuel Lozano, Samuel Flores es un auténtico “catedrático de la tauromaquia y un ser humano sencillamente excepcional”.

Desde 1978, todos los años, exceptuando 2002 y la actual temporada , Samuel Flores lidia en Madrid, bien corridas extraordinarias como la de la Beneficencia y la de La Prensa, o bien en San Isidro. El Hierro de Samuel Flores es el que en más ocasiones se ha lidiado en la corrida de la Beneficencia de Madrid, que es, sin duda alguna, la corrida de mayor categoría y prestigio que se celebra en el mundo taurino, incluyendo las plazas españolas, americanas y francesas.

Samuel Flores se muestra muy ilusionado para la temporada que viene donde, entre otras plazas, está previsto lidiar en la de Albacete, dentro de su Feria Taurina, algo que no se producía desde hace bastantes años.

Alternativa de Sebastián Castella en 2000

Sebastián Turzack Castella, nacido el 31 de enero de 1983 en Béziers (Hérault), participó en las primeras capeas en su tierra natal. En un festival conoció a José Antonio Campuzano, que continúa a su lado, a pesar de que su apoderado actualmente es Luis Álvarez.

Sebastián Castella se presentó como becerrista en Aignan el 30 de marzo de 1997. En 1999, su primer año como novillero, debutó con caballos en Acapulco (México) y se presentó con éxito en la Maestranza de Sevilla, dando la vuelta al ruedo tras la lidia de un novillo de Juan Pedro Domecq.

Con Enrique Ponce de padrino y José Tomás de testigo, tomó la alternativa con gran éxito en la plaza francesa de Béziers el 12 de agosto de 2000, saliendo a hombros tras cortar una oreja a cada toro. En la temporada 2001 triunfó en varias plazas francesas –Arles, Nîmes, Bayona, etc-, confirmó la alternativa en la plaza Monumental de México y obtuvo su primer triunfo americano importante en Cali (Colombia).

2006, una temporada completa para Castella

Sebastián Castella ha conquistado las plazas taurinas con ritmo creciente durante las temporadas 2005 y 2006. De esta última, entre los muchos triunfos obtenidos, destacan los de Sevilla, Madrid, Pamplona y, sobre todo, Bilbao, así como el indulto de un Zalduendo en Motril (Granada).

El 13 de septiembre, el de Beziers salía a hombros de la plaza de toros de Albacete en el cuarto festejo de la Feria, el de mayor expectación, y junto a “El Juli” y Alejandro Talavante en cartel.

Tras su actuación en la Real Maestranza de Sevilla, y debido a las molestias que aún arrastraba de la herida que sufrió en el muslo derecho el 3 de septiembre en Bayona, decidió suspender las actuaciones que le restaban en plazas como Vera, Abarán y Zafra para restablecerse.

Sin embargo, el 22 de octubre, mientras su apoderado se encontraba en Albacete en la gala de los I Premios Taurinos “Samueles” otorgados por el Grupo de Comunicación La Cerca, Sebastián Castella resultó herido en el mismo sitio mientras entrenaba a puerta cerrada en la plaza de Aranda del Duero (Burgos), desde donde fue trasladado al Hospital Victoria Eugenia de Sevilla, donde tuvo que ser intervenido.

No obstante, el torero de Béziers ha decidido cumplir con sus compromisos en las plazas americanas, donde, según apunta su apoderado, “quizá sea el torero que más corridas tenga en este momento, acudiendo a las plazas más importantes, lo que demuestra el interés que despierta en América”, manifiesta Luis Álvarez, quien no duda en afirmar que Castella se ha erigido en “triunfador de la temporada y ha acaparado todos los premios importantes”. Así el pasado 1 de noviembre en Lima, todavía con los puntos de la última cornada, recibía el Premio “Chalán de Plata”.

Para su apoderado, todo esto demuestra en sí el momento que está atravesando Sebastián y que lo convierte en “la gran promesa para la temporada que viene”, asevera tajantemente Luis Álvarez.

Sebastián Castella, eterno afán de superación

Cuando un torero tiene afición y el deseo de ser figura debe dedicarse día a día a mejorar su técnica, a entregarse más y a torear con más perfección.

En este sentido, Sebastián Castella cree que le quedan muchas cosas por hacer y quiere torear despacio, perfeccionándose cada día. Por ello, no tiene pensado sobrepasar las 60 corridas, ya que se esfuerza tanto en cada una de ellas que ha decidido cubrir realmente todas las ferias importantes, que es donde él quiere estar.

Luis Álvarez hace tiempo que no ha visto un torero que se pase los toros tan cerca como se los pasa Sebastián Castella, “con un desprecio hasta de su vida”, apostilla el Apoderado, señalando que tiene la misma actitud en los entrenamientos, como demostró en la cogida que sufrió en Aranda del Duero mientras entrenaba, donde después de cogido, se levantó y volvió a ponerse delante del toro: “Tiene que dominar al toro y demostrarle que el que manda es él”, apunta Luis Álvarez, quien cree firmemente que para ser figura del toreo hay que salir todos los días en esa misma línea.

En definitiva, el apoderado del torero frances Sebastián Castella, Luis Álvarez, se muestra totalmente convencido de que “estamos asistiendo a la madurez de una gran figura del toreo, la gran promesa para la temporada que viene”, afirma.

Luis Álvarez, un magnífico profesional, apoderado de Sebastián Castella desde octubre de 2002

Tras haber triunfado en la gran mayoría de las primeras ferias de Francia en la temporada 2002, en octubre de este mismo año Sebastián Castella incorpora a Luis Álvarez como apoderado, persona de gran bagaje en la profesión puesto que ya había apoderado a Enrique Ponce, a Morenito de Maracay y a César Rincón, entre otros. José Antonio Campuzano, que había llevado a Castella desde que era un niño, vio que el torero tenía condiciones y buscó a Luis Álvarez, quien asegura que ambos, José Antonio Campuzano y él como apoderado, han hecho un tándem que considera como el concepto del apoderamiento moderno: “El torero tiene que estar dirigido por un profesional pero además tiene que tener un hombre que le acompañe siempre y José Antonio es un gran profesional que sabe de toros y de campo como pocos.

Hemos hecho un tándem que ha sido imitado por otros apoderados, como es el caso de Martín Arranz y Joselito”, estima Luis Álvarez, apoderado de Sebastián Castella.

En opinión de Luis Álvarez, “Sebastián Castella ha comprendido la manera de ponerse en el sitio donde los toros pegan las cornadas, que es la única manera de que el público se emocione y sienta lo que es nuevamente el toreo, y una de las cosas que se estaban perdiendo un poco”, apunta el Apoderado, añadiendo que esa entrega y ese temple que demuestra es muy importante para poder cuajar los toros.

Marqués de Domecq, ganadería con encaste propio

La ganadería Marqués de Domecq, propiedad de Fernando y Javier de Domecq, tiene procedencia Parladé y Conde de la Corte. Actualmente está considerada con encaste propio recogido en el Libro Genealógico de la Raza Bovina de Lidia del Ministerio de Agricultura. La ganadería cuenta con cuatro fincas en la provincia de Cádiz, concretamente “El Carrascal” y “Cartelilla” en Jerez y “Las Castellanas” y “Los Barrancos” en Puerto Real, fincas colindantes pero con parajes distintos.

Las fincas de Jerez, donde están los toros, tanto los machos que van a salir a lidiarse como los erales y novillos, tienen más pasto, incluso alternado con cultivo.

En las fincas de Puerto Real se encuentran las madres con los sementales y es donde se hacen los lotes con distintos sementales. Son fincas donde hay mucho monte, que es muy bueno para la paridera, y unos sectores en los que se puede regar con pivot.

Según manifiesta Fernando Domecq, “normalmente el número aproximado de vacas es trescientas y solemos tener entre diez u once lotes, para lo cual necesitamos que haya un sitio de buena comida, no muy grande de superficie, aunque lo suficiente para alimentar, y cerrado”, describe, señalando que es necesario que las vacas puedan tener facilidad para salir al monte hacia sitios con pendiente y abrigo para parir.

Temporada 2006, una camada con toros bravos y nobles

En opinión de Fernando Domecq, “la labor del ganadero, como muchas otras, va anexa a una lección de humildad, ya que siempre existe la posibilidad de tener dos extremos: puedes tener en el mismo año una corrida excelente y otra que no te salga tan bien, e incluso hay años que no son tan buenos, por lo que nunca se puede cantar victoria ni tener el triunfo asegurado”, establece, revelando a continuación que su ganadería está pasando por un buen momento en el que están saliendo camadas muy buenas, prueba de ello es que “esta temporada 2006 hemos tenido corridas muy buenas”, estima el Ganadero.

En todas las corridas lidiadas esta temporada, prosigue Fernando, ha habido toros que han servido perfectamente para su lidia, “aunque no es posible que los 6 toros de una corrida sean sobresalientes porque la perfección siempre es difícil de alcanzar”, matiza, destacando como corridas notables de esta temporada las que se han lidiado en Málaga, Almería, Pamplona y Bilbao, así como las de Tudela y Collado Villalba, con vuelta al ruedo; “todas ellas plazas de gran categoría, incluida la de Albacete, en la que ha sido un honor obtener un indulto porque, sin duda, es de las plazas que tienen verdadera categoría”, subraya Domecq.

En general, prosigue, “en casi todas las corridas de esta temporada ha habido toros con buena presencia y buen comportamiento, una camada con toros bravos y nobles, el deseo de cualquier ganadero”, matiza.

Toros para el recuerdo

La ganadería Marqués de Domecq ha tenido a lo largo de su historia numerosos toros notables como “Escorpión”, con el que obtuvo el Premio Feria del Toro en 1963; “Hablador”, premio Mayte en 1966; “Sedoso”, lidiado por Rafael de Paula en 1979 y valedor de la Placa Conmemorativa Especial de la plaza de Jerez, entre otros.

Fernando Domecq recuerda una camada de la que César Rincón toreó prácticamente casi todos los toros y especialmente uno, “Fresón”, “un toro espectacular, en esta línea de Gastasuelas”, señala, para añadir, sin pecar de inmodestia, que en su ganadería hay toros de esa categoría y, concretamente, Gastasuelas tiene hermanos como sementales, hijos del mismo padre.

Magníficas perspectivas para 2007

Para la temporada 2007, la ganadería Marqués de Domecq tiene previstas diez corridas con una camada que, bajo el punto de vista de su propietario, tiene una gran presencia, por lo que espera que “dé un juego extraordinario”, confía el Ganadero, añadiendo que la corrida en la plaza de Albacete ya está pedida y si todo está conforme volverán a este coso manchego el año que viene.

Por otra parte, al respecto de las demandas del público en materia taurina, el ganadero sostiene que “tenemos que ir acoplándonos a los tiempos del toreo, a lo que quiere el público y la afición y ahora mismo lo que se pide es un toro que transmita y que tenga una duración muy larga en la muleta con fijeza y con nobleza, sin perder la bravura en el caballo”, explica, incidiendo en que el proceso de mejora en una ganadería es muy lento porque se adquiere mediante los sementales nuevos: “Muchas veces dejamos de tener crías de los sementales porque ya les has sacado algunos hijos que dan igual de bien y se entiende que en la siguiente generación has mejorado en la elaboración que vas creando”, asevera Fernando Domecq, propietario de la ganadería Marqués de Domecq.

“Gastasuelas” fue el primer toro indultado en el coso manchego después de 38 años

En la corrida del pasado 15 de septiembre de la Feria de Albacete, el diestro Antonio Ferrera protagonizaba el indulto del cuarto toro de la tarde, “Gastasuelas”, un toro negro mulato y de 525 kilos de la ganadería Marqués de Domecq. Hacía 38 años que no se indultaba un toro en el coso manchego.

El propietario de la ganadería y José Manuel Sánchez, el veterinario que participaba esa tarde en la corrida, buscaron enseguida los medios para atender al toro indultado que tenía los cuatro pares de banderilla y dos direcciones de puyazos, muy largas las dos.

Para Fernando Domecq, “fue una suerte poder curar al toro esa misma tarde en Albacete y esa misma noche se pudo trasladar a Jerez”, manifiesta con satisfacción el Ganadero para añadir que “Gastasuelas” está fuera de peligro y con un 90% de posibilidades el toro dentro de poco estará perfectamente.

Fernando Domecq cree que el indulto ayuda a mejorar las ganaderías y colabora de manera decisiva a poder tener un semental con muchas posibilidades que ligue bien en la ganadería: “La forma de sacar los sementales es tentarlos con dos años en la plaza para luego probarlos con las vacas y esperar los resultados, por lo que transcurren entre 4 ó 5 años. Sin embargo, un toro indultado en la plaza se ha visto ya en un momento en el que ha manifestado todo lo que es, mientras que al eral se le supone que va a tener una cara que, como cualquier animal joven, está por desarrollar. La prueba por la que pasa el toro indultado en la plaza sería imposible hacerla en la ganadería con toros de 4 años por riesgo, peligro y, por supuesto, porque la ganadería tiene que defender sus intereses económicos”, asevera el propietario de la ganadería Marqués de Domecq, Fernando Domecq.