Un diestro con excelente concepto del toreo

Sergio Martínez nació en Albacete el 12 de septiembre de 1979. A pesar de no existir antecedentes taurinos en su familia, recuerda que desde muy pequeño tenía muy claro que su auténtica vocación era ser torero. Por ello, a los trece años decidió apuntarse a la Escuela Taurina de Albacete con la seria aspiración de conseguirlo.

Quince años después, tras haber alcanzado esa aspiración con la que entró en la Escuela Taurina, ser matador de , confiesa haber conseguido, con gran esfuerzo y tesón, lo que nunca había pensado cuando empezó a dar sus primeros pasos en el mundo del toro: “Lo que se siente delante de un toro cuando estás a gusto con él y eres capaz de pegarle veinte pases como realmente lo sientes, en una plaza importante o incluso en un pueblo, no se puede cambiar por nada en este mundo; ni el dinero puede pagar esa sensación y eso es lo que a todos los toreros nos engancha”, asevera.

Sergio Martínez tiene una idea muy clásica del toreo de capa y declara que su toro ideal es aquél que humilla y se desplaza, lo que le permite materializar el concepto del toreo que lleva dentro, “enganchar los toros desde delante y llevarlos lo más atrás posible, para ligarles seis o siete muletazos”, define el Diestro. Admitiendo que es difícil que salga un toro así, advierte que hay estar preparado para ese día porque ese tipo de toro es el que puede hacer mucho daño, puesto que es el que descubre a las figuras y hay que ser muy buen torero para pegarle muletazos”, asegura, para añadir que cuando sale un toro con ese aire, si no se está a la altura, ese toro hace mucho daño anímicamente.

Sergio Martínez cree que el encaste Domecq es el que mejor se adapta a su forma de torear, aunque desgraciadamente, lamenta, “ahora estoy matando corridas de Morteira, Dolores Aguirre, Conde de la Corte, Cuadri, Adolfo Martín, con las que a veces he triunfado pero que son muy duras porque son difíciles de torear para poder interpretar mi concepto del toreo”, apunta.

El torero de todos los tiempos que sin duda alguna más ha impactado a Sergio Martínez siempre ha sido Manolete, sobre todo por su personalidad en la plaza.

Pero son muchos los que le despiertan una gran admiración: Dámaso González, Manuel Caballero, Morante de la Puebla, José Tomás, el Juli o Perera, que en estos momentos cree que está en un momento extraordinario.

Ahora bien, bajo su punto de vista, lo realmente difícil es lo que ha conseguido Enrique Ponce, mantenerse 17 años en la cima toreando cien corridas o más, ”algo que hasta ahora no había conseguido nadie, por eso es mi ídolo”, indica.

Obtuvo gran éxito como novillero en Las Ventas

Su primera novillada fue un festival en Casas de Lázaro, el 19 de marzo de 1997 y siete días después se presentaba en Albacete donde cortó dos orejas, calando hondo en la afición y en la prensa de Albacete. Tras varios éxitos consecutivos, hizo su debut con caballos en septiembre de 1998 en Albacete.

En la temporada de 1999 toreó catorce novilladas, en las que cortó veinte orejas y un rabo. Este mismo año se presentó en Las Ventas el 29 de abril con novillos de Valdefresno y repitió el 23 de julio. La tarde del 17 de septiembre de ese mismo año toreó en Albacete cortando dos orejas.

En 2000 sólo pudo participar en siete novilladas pero al año siguiente, tras conseguir que Fernando Moreno, empresario y ganadero de “Los Chopes”, fuera su apoderado, le surgió el 26 de mayo de 2001 una novillada en Albacete, en la que cortó tres orejas.

Desde aquel momento, su carrera fue en ascenso: cortó tres orejas en La Moraleja, en la tarde del 14 de julio, y otras tres en Gerona, en la tarde del 15 de julio. Lidió novillos en Leganés, en la tarde del 19 de agosto, y cortó oreja, en la tarde del 2 de septiembre, en Las Ventas, donde obtuvo un merecido triunfo cuya recompensa no tardó en llegar.

Su última intervención pública como novillero fue en Albacete la tarde del 8 de septiembre, en la que, a pesar de que la espada le privó de al menos tres orejas, dejó clara su condición de novillero consolidado y no fue por casualidad que tres días después, de manera imprevista, tomara la alternativa en esta plaza que lo vio nacer.

Alternativa en Albacete, en sustitución de “Espartaco”

El 11 de septiembre de 2001, en sustitución de Juan Antonio Ruiz “Espartaco”, Sergio Martínez tomó la alternativa en Albacete, con Enrique Ponce como padrino y Manuel Amador como testigo. Los toros estaban marcados con el hierro y la divisa de los Bayones. Aquella tarde cortó dos orejas y salió a hombros. Para Sergio ese día fue un sueño: “Estrenaba vestido de alternativa, salí a hombros con Enrique Ponce, que era, y es, mi ídolo… Recuerdo todo como un día muy especial para mí”, rememora.

Tras la precipitada alternativa, Sergio continuó la temporada 2001 con el mismo ritmo ascendente que la había iniciado como novillero: cortó una oreja en Cascante, en la tarde del 15 de septiembre; otra oreja en Albacete, en la tarde del 16 de septiembre; y dos orejas en Hellín, en la tarde del 21 de septiembre. Terminó la temporada 2001 cortando una oreja en Cali, en la tarde del 28 de diciembre.

“Aunque lo pasamos muy mal, para los toreros de Albacete lo más grande es torear en nuestra tierra”

A pesar de haber mostrado su valía en prácticamente todas las plazas de primera de España, uno de los lugares donde a Sergio Martínez le gustaría torear, y todavía no ha tenido la oportunidad, es en Bilbao, así como ver cumplido su gran sueño: confirmar la alternativa en México. Un sueño que tenía ya concertado cuando una lesión de rodilla jugando al fútbol lo apartó de los ruedos.

Sergio Martínez ha toreado en Las Ventas en diez ocasiones como matador de toros y en cuatro, como novillero: “Un triunfo en Madrid, la primera plaza del mundo, abre todas las puertas. Por eso Madrid es tan importante para nosotros y vamos a darlo todo, porque sabemos la trascendencia que tiene un triunfo allí”, señala.

También ha toreado durante cuatro temporadas en América, en Colombia y Venezuela, donde, en su opinión, la afición es muy apasionada: “Allí los toreros despiertan una gran admiración y respeto, de manera muy semejante a lo que ocurría antiguamente en España, donde ahora el torero pasa más desa-percibido”, observa.

No obstante, no duda en afirmar que la responsabilidad más grande la siente en su tierra natal: “Para un torero de Albacete lo más grande es torear en su tierra. Los toreros de Albacete, cuando toreamos aquí, lo pasamos muy mal, peor que en Madrid, pero también la recompensa es muy grande cuando conseguimos triunfar”, señala.

Lo único que lamenta el Diestro es que, bajo su punto de vista, los triunfos cosechados en muchas plazas importantes, como Madrid, Barcelona o América, no se supieron aprovechar en su día, “pero eso ya es pasado y hay que vivir el presente”, añade con optimismo.

Confirmación de la alternativa en Las Ventas

Durante las temporadas 2002 y 2003 anotó 15 y 32 paseíllos, respectivamente, en plazas de distinta responsabilidad.

De la temporada 2002 cabe destacar la oreja cortada en Toledo, la tarde del 15 de junio y, especialmente, la que cortó en La Monumental de Barcelona a un ejemplar de Tomás Prieto de la Cal, en la tarde del 16 de junio.

El 22 de junio de 2003, en Las Ventas, confirmó su alternativa obteniendo un éxito muy destacado en una corrida de toros de Gavira, con Luis Miguel Encabo como padrino y Jesús Millán de testigo. Gustó en Las Ventas realizando una faena ajustada a las condiciones del toro, noble y con las fuerzas medidas, al que además cortó una oreja.

Tras el triunfo de la confirmación volvió a torear ese año en Madrid en tres ocasiones: el 29 de junio, el 15 de agosto y el 19 de octubre; una vez en la Monumental de Barcelona, en la tarde del 24 de agosto; y otra en Albacete, donde cortó dos orejas la tarde del 14 de septiembre.

Inició la temporada 2004 rodeado de gran ambiente y cortando una oreja en Las Ventas, en la tarde del 30 de mayo, y ratificándola el 15 de agosto en la misma plaza.

Aunque el Diestro esperaba algo más después de estos triunfos, que no le supusieron más contratos pero sí le ayudaron a afrontar su futuro, la temporada 2004 se saldó con veinte corridas de toros y varios éxitos, recordando con mucho cariño la y resaltando la faena que le hizo a un toro de Montalvo, un toro de cara o cruz, con el que aunque no estuvo bien con la espada sí estuvo a la altura.

“Creo mucho en mí como torero”

Sergio Martínez comenzó la temporada 2005 lidiando en América: el 16 de enero, en Armenia, y el 19 de enero, en San Cristóbal.

Esta temporada consiguió catorce orejas, destacando la corrida de ASPRONA, en Albacete, la tarde del 21 de junio, televisada por Televisión Española y en la que cortó una oreja, así como varios triunfos cosechados posteriormente, entre otros, en Almagro, Utiel y Albacete, donde concretamente cortó dos orejas en la tarde del 16 de septiembre.

Sufrió rotura del ligamento cruzado de la rodilla izquierda durante un partido de fútbol, celebrado el 1 de diciembre de 2005 en Valencia, entre toreros de la ciudad levantina y toreros de Albacete.

A pesar de haber sufrido cornadas, de las que ha tenido siempre pronta y buena recuperación, el Diestro confiesa que nunca pensó que esta lesión fuera a tener el alcance que ha tenido: “Enseguida quise reaparecer y, de hecho, lo hice. Me advirtieron que estas lesiones llevan ocho o nueve meses de recuperación pero al mes ya estaba toreando en el campo y a los dos meses y medio en los ruedos. No quise desaprovechar las buenas oportunidades que se me iban presentando, Sevilla, Madrid, Valencia…, pero la lesión estaba ahí y la tenía en la cabeza, lo que me repercutió mucho en esa temporada y en las siguientes”, señala.

No obstante, cortó en la temporada 2006 catorce orejas y dos rabos y ha sido en 2007 y 2008 cuando su carrera se ha visto más condicionada por la falta de continuidad en los ruedos.

El Diestro tiene todas las ilusiones puestas en la corrida que toreará el día 6 en Albacete junto a Manuel Amador y Andrés González, con toros de Santos Alcalde.

Mostrando una confianza plena en su preparación, no duda en afirmar que tiene muchas ganas de luchar: “Espero poder cuajar un toro para mí personalmente, me hace mucha falta. Cuando me ocurrió la lesión estaba en un momento muy bueno y me está costando mucho volver a ese sitio delante de los toros, pero estoy luchando por ello y espero que en breve me salga el toro que necesito. Creo mucho en mí como torero y eso es lo que importa”, asevera.

Desde este invierno, su apoderado es el picador retirado Martín del Olmo, quien “viendo en la situación en la que estoy tiene muchas ganas de luchar por mí”, asegura.

Para Sergio la persona que más le ha apoyado a lo largo de su carrera ha sido Fernando Moreno, su apoderado cuando era novillero y durante los primeros años tras la alternativa, llegando a afirmar que lo tiene como a un padre, “un hombre al que quiero enormemente y que me aportó mucho”, agradece. El año en que confirmó la alternativa lo apoderó Ángel Guzmán, al que siguieron Emilio Miranda y Luis Fernández “Jocho”.

La ciudad de Albacete, una tierra muy taurina

A través de los tiempos, la ciudad de Albacete ha demostrado ser una tierra importante en el mundo taurino, desde Pedrés, Chicuelo, Dámaso González, Manuel Caballero, Sebastián Cortés, Antonio Rojas, Manuel Amador padre, hasta los toreros actuales, un largo etcétera, en el que “también se incluyen novilleros, banderilleros, mozos de espadas…”, enumera Sergio, a lo que se añade la gran afición albaceteña, “muy entendida, que exige un toro serio, lo que hace que triunfar en Albacete no sea nada fácil; de hecho, muchos toreros han roto a raíz de torear en esta ciudad”, asevera.

Por otra parte, según manifiesta el Diestro albaceteño, es un público muy receptivo con los toreros locales: “A pesar de ser una afición durilla, nos apoyan y nos quieren dar un empujón”.

Tampoco hay que olvidar la apuesta que está realizando Televisión Castilla-La Mancha para difundir y fomentar la Fiesta en la Región, acercando así el espectáculo al aficionado.

Además, a través de la organización del Certamen de Puerta Grande “ofrece a los toreros la posibilidad de lidiar corridas en una época en la que no hay otros compromisos, con la promoción que supone que sea televisado”, apunta, felicitando también al Grupo de Comunicación LA CERCA por la labor realizada, especialmente a través de los Premios Taurinos Samueles, a cuya segunda edición el pasado año Sergio Martínez no quiso faltar.

Dirigir la Escuela Taurina de Hellín le está dando a Sergio una inyección de ilusión y motivación

Desde abril de este año, Sergio Martínez es el director de la Escuela Taurina de Hellín. Un cargo que ha asumido con un gran entusiasmo, sobre todo “buscando la ilusión de los chavales que empiezan, después de la lesión que tuve, con la que perdí el sitio de los toros y he tenido que empezar de nuevo, necesitaba esa motivación”, explica el Diestro.

Según indica Sergio Martínez, la Escuela Taurina de Albacete se lo ha dado todo: los primeros conocimientos, la técnica, la posibilidad de torear novilladas sin que te cuesten dinero, etc. En definitiva, la posibilidad de desarrollarte en el mundo taurino hasta que debutas con caballos.

La Escuela Taurina de Hellín, con 12 años de existencia, cuenta en la actualidad con 15 alumnos en edades comprendidas entre 12 y 25 años, muchos de ellos en condiciones de salir al campo a realizar prácticas.

Para Sergio Martínez, el mayor problema que tiene actualmente esta Escuela es la falta de subvención para poder ayudar a los alumnos a desarrollarse como toreros, por lo que su intención es entablar un acuerdo con la Escuela Taurina de Albacete o conseguir una subvención de la Diputación de Albacete “para que los alumnos puedan torear novilladas, con lo que además se les garantizaría la continuidad de su formación en Hellín, puesto que en la actualidad, cuando cumplen 18 años se apuntan a la Escuela Taurina de Albacete, que les ofrece mayores oportunidades”, analiza.