El grupo alcarreño se adhiere al manifiesto, que exige un nuevo rumbo para las políticas de acogida y anima a los guadalajareños a participar en una marcha el domingo 25 de febrero a las 12:00 horas desde la Subdelegación del Gobierno.

El grupo , que trabaja por crear redes de solidaridad y acogida con quienes llegan a nuestro país huyendo del hambre y de la guerra, convoca a los guadalajareños a salir a las calles el próximo domingo 25 de febrero para protestar contra ‘la Europa Fortaleza’ y para reclamar un cambio de rumbo en las políticas de acogida, participando así de las manifestaciones que se celebrarán durante la misma jornada en diferentes ciudades españolas.

En Guadalajara la manifestación arrancará a partir de las 12:00 horas frente a la Subdelegación del , con un recorrido hasta la Mayor.

Como ya ocurriera hace un año por las mismas fechas, con gran éxito de participación, están invitados a acudir ciudadanos a título particular, colectivos, asociaciones, entidades y movimientos sociales. De manera paralela, desde el lunes está en marcha una campaña en redes sociales con los hashtag

DesalambraEuropa, #YoVoy25F y, entre otros, #NoEUFortaleza.

Abriendo Fronteras Guadalajara se ha adherido como colectivo al manifiesto ‘No a la Europa , los derechos humanos no se negocian’ y va a entregar cuatro copias con su contenido a varias autoridades locales y provinciales: el subdelegado del Gobierno, ; el delegado de la Junta en Guadalajara, ; el presidente de la Diputación Provincial, ; y el alcalde de Guadalajara, .

“La situación es insostenible”

El texto consensuado para la movilización durante este 25F reclama “una Europa acogedora” que “proteja el derecho a la vida y al refugio”, que cumpla la legislación internacional y los compromisos adquiridos y que “suspenda la firma y los acuerdos de control fronterizo, retorno y readmisión con países que no respetan los derechos humanos”. Además, exige al Estado español “que garantice el acceso a unas vías legales y seguras, como corredores humanitarios o la posibilidad de solicitar asilo en embajadas”, así como la adopción de “medidas urgentes de acogida y que las aplique de inmediato”. El manifiesto pide también a los gobiernos europeos que “refuercen la cooperación al desarrollo para trabajar en las causas que provocan los desplazamientos de las personas refugiadas, para evitar que sigan huyendo”.

Según el Informe 2017 de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), actualmente hay casi 70 millones de personas desplazadas forzosamente de su país, con aproximadamente 35.000 personas que han perdido la vida en las aguas del Mediterráneo en los últimos 17 años. “La situación es insostenible”, afirma el manifiesto al que se adhiere Abriendo Fronteras Guadalajara, que critica también la “crisis del Estado de Derecho” provocada por las políticas migratorias y de acogida del gobierno español, cuyas políticas “han limitado al máximo el derecho de asilo a miles de personas que huyen del conflicto sirio” y que el 26 de septiembre, cuando se agotó el plazo comprometido en el programa de reubicación y reasentamiento, sólo había acogido en dos años a 2.716 desplazados, de los 17.337 comprometidas, un “ridículo” 15,67%.