Un burro, un carnero y una pancarta en la que se leía ‘Agricultores y ganaderos, al límite’, han encabezado esta marcha que ha ocupado uno de los carriles de la N-211 a Molina de Aragón, en una movilización que ha contado con una nutrida presencia de familias enteras con sus niños y abuelos, desfilando para decir que están hartos, algo en lo que coinciden muchos de ellos.

Una marcha convocada por los agricultores de esta comarca pero apoyada por los responsables de las organizaciones agrarias Asaja-Apag, COAG y UPA, en la que se ha visualizado claramente el descontento de un sector que reclama precios justos para sus productos.

‘Apoya el campo o comerás asfalto’ ha sido uno de los eslóganes más repetidos en esta movilización tranquila pero reivindicativa, en la que tras los numerosos manifestantes que van a pie han participado más de 200 tractores.

Así, los agricultores de esta provincia han querido dejar este viernes el campo para salir a protestar a la calle y hacerlo en una de las comarcas con menos habitantes por kilómetros cuadrado de España, donde precisamente el sector primario es el medio de sustento de una parte importante de su población que ve con temor un futuro incierto ante la falta de atractivo que tiene la agricultura para el relevo generacional.

Para el presidente de Apag, , que ha participado en esta marcha, la situación está llegando a unos límites que son insostenibles, y eso se refleja en los precios de unos productos que no han variado desde hace más de veinte años si bien si lo han hecho los costes de producción.

“Cuando el campo explota es porque está cargado de razón, y ese es el motivo por el que hoy estamos aquí, para decir ¡basta ya!”, ha señalado Zahonero.

Molina de Aragón tiene como uno de sus principales motores de desarrollo la agricultura y la ganadería ya que apenas hay industria, de ahí que el secretario general de Apag, , haya querido hacer especial hincapié en que “ha llegado el momento de poner medidas directas a los agricultores y menos hablar de humo”. “Si no se toman medidas, de aquí a unos años, aquí no quedará nada”, ha precisado.

“Si a los precios injustos se suma el recorte de la PAC, zonas despobladas como esta desaparecerán en toda España”, ha precisado en declaraciones a los periodistas Alberto, un agricultor molinés.