Entre los asistentes a estas concentraciones, que se han iniciado este jueves en Guadalajara, y que pretenden trasladarse a otras provincias, han estado los máximos dirigentes de UPA a nivel regional y provincial, y , respectivamente, además de agricultores fundamentalmente de la provincia.

Según ha explicado Morcillo, las quejas son porque se está llevando a cabo una revisión catastral de los bienes rústicos que obedece a una orden del Gobierno central, que finaliza este año, y que conlleva “un perjuicio económico para el sector”.

Se lleva a cabo en toda España, provincia por provincia, y la revisión se realiza desde los ayuntamientos, fundamentalmente “mediante drones, con un coste de 60 euros, que luego se cobra a los agricultores”.

En esa revisión, algunas naves de agricultores han pasado a tener un valor catastral que “se ha multiplicado hasta por diez en algunos casos”, lo que según Morcillo, también esta suponiendo que algunos tengan problemas para acceder a las becas para sus hijos “al sufrir una modificación catastral que no se adapta a la realidad”, ha dicho.

De momento, los agricultores han comenzado a recibir cartas en las que se les pide que paguen esos 60 euros por esa información y esto “está causando cierto desasosiego” entre los agricultores, ya que algunos “no son capaces de entender lo que les dice la carta”.

Según Morcillo, los nuevos valores catastrales están contemplando meras naves o apriscos como de uso agrario o incluso industrial, sin ser éste su valor real sino “muy por encima del que tienen”, y el agricultor que no ha recurrido tiene que pagar ahora “mucho más”.

DOCUMENTO EN LA SUBDELEGACIÓN DEL GOBIERNO

Morcillo ha asegurado que este “malestar” se lo van a hacer llegar este mismo jueves a la Subdelegación del Gobierno, donde tienen previsto entregar un documento con la información de esta situación, como ya han hecho previamente ante la Secretaría de Agricultura.

Por su parte, el responsable de UPA en Guadalajara, Cipriano Ramiro, sospecha que Guadalajara está siendo “provincia piloto” dentro de Castilla-La Mancha con Hacienda, y cree que este es un ejemplo de ello.

También ha asegurado que es la provincia de la región en la que se ha aplicado la subida de manera “más desproporcionada” hasta el momento en el catastro de rústico.

Santiago Marchamalo Cubillo, de Robledillo de Mohernando, es uno de esos agricultores afectados y según ha mantenido, su padre falleció hace un año y la valoración que tenía a fecha del pasado año con “unas naves prácticamente en ruinas” frente a de 2007 ha supuesto multiplicarse por tres, “sólo en el suelo de las naves, y a eso añade el valor del contenido de éstas”.

Para Marchamalo Cubillo, esto es “un robo a mano armada” y “hoy en día, quien roba más es Hacienda. Para trabajar los agricultores, y para robar Hacienda”, de ahí que él mismo le haya propuesto a este órgano que se quede con las naves.

Según ha concluido, él es agricultor “por vocación, no porque sea rentable, porque se están valorando naves viejas de más de 50 años a un valor que no tienen”.