El alcalde de Guadalajara, , ha valorado el acuerdo suscrito entre el y la Casa del Infantado por la cual el Estado adquiere definitivamente el derecho de uso de la reserva de espacios que hasta el momento poseía la duquesa. “Hoy podemos decir que todo el Palacio del Infantado ya es de todos. Para siempre”, ha afirmado, al tiempo que ha destacado lo positivo que esto es para la ciudad.

El alcalde ha destacado también que el acuerdo “pone fin a 60 años de conflictos, de incertidumbre, de interpretaciones; a más de una década de litigio judicial” y ha hecho especial hincapié en que lo más importante de este proceso es que “por fin podemos decir alto y claro que el Palacio del Infantado es propiedad pública y va a tener un uso totalmente público en todas y cada una de sus dependencias”.

Alberto Rojo ha querido agradecer el trabajo realizado por las partes implicadas en el acuerdo, empezando por el y su ministro de cultura en funciones, , “porque hubo un cambio de actitud claro con la llegada del nuevo Gobierno en junio de 2018”. También ha agradecido la labor de intermediación del “que siempre ha tenido la sensibilidad de hacer suya la petición que realizábamos desde Guadalajara, porque era de justicia”. Rojo ha tenido también palabras de agradecimiento a la Casa del Infantado y a la ciudadanía de Guadalajara y a la Plataforma ‘Abraza el Infantado’, cuyo movimiento reivindicativo ha sido “muy importante”.

El alcalde de Guadalajara ha destacado que la resolución de este conflicto será el primer paso para avanzar en la musealización integral del Palacio, lo que permitirá adaptar sus instalaciones a las necesidades actuales y convertirlo en una referencia a nivel nacional. Del mismo modo, ha recordado que el Ministerio iniciará en breve el procedimiento administrativo que permitirá acometer la obra necesaria para solventar los problemas de cemento aluminoso detectado en una parte del Palacio, en concreto en la galería de poniente. En este sentido, ha mostrado su convencimiento de que el futuro del Palacio del Infantado está garantizado “sin incertidumbre”.