“Allí siguen seis o siete montañas de residuos”, ha afirmado a Europa Press el alcalde, preocupado por esta situación y por el “lento” avance de las investigaciones, un proceso por el que algunos han vuelto a declarar en los juzgados.

En todo caso, ha precisado que la razón por la que ha ido a declarar de nuevo se debe a que “se había ocasionado algún problema con el sistema de audio”. “Yo me ratifiqué en la primera declaración que hice”, ha precisado.

En todo caso, desde el Juzgado que lleva el caso se han personado en el lugar del suceso recientemente para observar como se encontraba la parcela, sobre todo a raíz de la información gráfica que se les había facilitado desde el Ayuntamiento, alusiva a cómo se quedaba dicho terreno cuando llovía.

Y es que, desde el Ayuntamiento existe aún el temor de que los residuos que hay en los terrenos donde estaba ubicada la parcela que ardió puedan están filtrándose cuando llueve y que los vertidos, incluso, vayan al arroyo que a su vez vierte en el río Henares y cause daños medioambientales y de salud.

De momento, en torno a la empresa en la que se produjo el incendio, Kuk Medioambiental hay casi una veintena de personas que están siendo investigadas por diversos tipos de delitos, una investigación que sigue abierta y que ha requerido de un trabajo extra de apoyo al juzgado que lleva el caso por la complejidad de la misma.