Así lo han confirmado a Europa Press varios de los afectados disconformes con una sentencia que les condena a pagar los costes de la demolición de Fraguas porque tienen claro que su labor ahí “es una ayuda frente a la despoblación”.

Esto se produce después de que la Sección 1 de la Audiencia Provincial de Guadalajara haya desestimado el recurso de apelación presentado por la defensa de los seis jóvenes pobladores del pueblo abandonado de Fraguas contra la sentencia que los condena a un año y seis meses de prisión por un delito contra la ordenación del territorio y a la demolición de este paraje, y que solicitaba su libre absolución.

Varios de los jóvenes condenados continúan viviendo actualmente en Fraguas y según ha asegurado a Europa Press uno de ellos, su intención es continuar ahí porque “hacemos una labor integradora”.