El presupuesto, debatido y aprobado en el mes de diciembre pasado, asciende a 57,6 millones de euros, “equilibrado tanto en ingresos como en gastos”, y contempla “una importante inversión que asciende a casi la mitad del presupuesto con especial dedicación a las políticas sociales y de empleo, así como a las necesidades de todos los pueblos de la provincia”, ha informado la Diputación en nota de prensa.

Por otro lado, se ha dado cuenta del informe anual del ejercicio 2016 sobre el cumplimiento de la normativa en materia de morosidad. En este sentido, se acredita que la Diputación “continúa cumpliendo con los plazos previstos para el pago de las obligaciones de la entidad así como con el periodo medio de pago a proveedores previsto en la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera”.