Tal y como han confirmado de fuentes judiciales, entre estas pruebas, la Audiencia estima que el Juzgado encargado de este caso deberá recoger para tener en cuenta como pruebas a considerar los efectos personales del investigado que a través de una Comisión Rogatoria solicitaron las autoridades policiales españolas a la brasileñas.

Se trata de efectos que en su día, cuando el presunto autor de este cuádruple crimen escapó a Brasil tras presuntamente cometer estos hechos, le incautó la Policía de su país, y aunque esta petición fue desestimada por el Juzgado, tras ser recurrida a una instancia superior, ahora ha sido aceptada en parte.

En declaraciones a , hermano de , el cabeza de familia víctima del cuádruple asesinato, considera que es “una buena noticia” ya que entre los efectos que la intervino a Patrick está alguna tarjeta de teléfono y las zapatillas, aunque, sin embargo, esto no se contempla en el auto de la Audiencia.

No obstante, la Audiencia no ha entendido que haya lugar a incorporar a la causa el requerir a la Guardia Civil “para que informe sobre los procedimientos y/o expertos en la tecnología para el examen del contenido del teléfono” o “requerir el contrato firmado con la compañía de vigilancia”, aunque esto también era algo que había solicitado el Ministerio Fiscal. El caso sigue en manos del Juzgado de Instrucción número 1 de Guadalajara.