Para el desarrollo de los trabajos, que incluyen la reparación del firme y la señalización viaria de toda la zona afectada, el Ayuntamiento y Trabit, empresa adjudicataria de las obras, han elaborado un minucioso calendario de ejecución “a fin de causar los menores trastornos posibles a los vecinos de las citadas calles, a conductores y a peatones”, ha informado el Consistorio en nota de prensa.

Las obras se realizarán en dos fases, una primera para llevar a cabo el fresado de las calzadas y una segunda para aplicación del aglomerado. Finalizadas estas tareas, el pintado de la señalización horizontal se realizará en horario nocturno los días de extendido del aglomerado.

El plan de trabajo se ha elaborado en coordinación con distintos servicios municipales para que dichas vías puedan estar operativas. Los cortes de tráfico rodado y desviaciones puntuales se señalarán oportunamente en todas las zonas objeto de estas obras.