Con el objetivo de reducir la carga impositiva a los vecinos, el Gobierno local solicitó al Castastro, dependiente del , una revisión de los valores catastrales. Fruto de esa petición, los valores catastrales de Guadalajara experimentarán una reducción media del 7%, lo que repercute directamente en el IBI y las plusvalías. También repercutirá en el IRPF, concretamente en la imputación de rentas inmobiliarias, que también bajará, según ha informado el Consistorio en nota de prensa.

Esta reducción se suma a la bajada del tipo de gravamen general y del tipo de gravamen a los comerciales. Todo ello supondrá una bajada media de la cuota de entre el 3% y el 4%.

Además, el Ayuntamiento de Guadalajara también va a bajar un 3% el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica y además se incrementarán las bonificaciones a los vehículos cuyo combustible es el gas licuado de petróleo (GLP). Si hasta ahora se les bonificaba durante los cuatro primeros años del vehículo, a partir de 2019 ese periodo se ampliará hasta los seis primeros años.

Por otro lado, se incrementará del 30% al 50% la bonificación que perciben los propietarios de vehículos que utilizan gas como combustible. También en este caso se amplía de 4 a 6 años el periodo de concesión de dicha bonificación.

Por último, el equipo de Gobierno guadalajareño incrementará del 4% al 5% la bonificación tributaria que perciben aquellos contribuyentes que estén acogidos al Sistema Especial de Pagos. Dicho sistema permite pagar a plazos sin intereses y conjuntamente los impuestos de basura, IBI, vehículos, vados e impuesto de actividades económicas. Dicho pago se realiza fraccionado en nueve meses.

Actualmente hay 11.000 contribuyentes acogidos a dicho sistema y el plazo para acogerse y poder beneficiarse de estas bonificaciones estará abierto hasta el 31 de octubre.

GUADALAJARA, LA CAPITAL DE PROVINCIA DE MANCHA CON MENOR PRESIÓN FISCAL

Desde el Consistorio han considerado que la bajada media de impuestos que pueden experimentar los contribuyentes en 2019 puede cifrarse en unos 100 euros aproximadamente gracias a las medidas mencionadas anteriormente. Esto supondrá que el Ayuntamiento ingrese aproximadamente un millón de euros menos que, sumados a los dos millones que en 2014 y 2015 dejó de percibir como consecuencia de otra bajada de impuestos, suponen que actualmente “los ciudadanos cuenten en sus bolsillos con 3 millones de euros más que en 2013”.

Antonio Román ha señalado que esta bajada es posible gracias a la buena gestión económica del Ayuntamiento de Guadalajara. “Seguimos siendo la capital de provincia de Castilla-La Mancha que tiene menor presión fiscal y seguimos cumpliendo con los criterios macroeconómicos que nos exige el Gobierno”, ha indicado.

La propuesta del equipo de Gobierno deberá ser aprobada en pleno y el objetivo es que el mismo se celebre a mediados de octubre.