Sanz ha trasladado las disculpas del Ayuntamiento a las familias “por una situación lamentable” que se ha debido, ha explicado, “a fallos del sistema automático de aportación de pellets a las calderas por ausencia de mantenimiento, que han impedido que las mismas empezasen a funcionar de madrugada para que a primera horas las aulas se encontrasen a una temperatura óptima”.

Aún así, Sanz ha querido dejar claro “que las calderas han estado en funcionamiento todos los días y que el problema residía en el sistema automático de aportación de pellets a las dos calderas”, ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

El concejal ha explicado que en las últimas semanas el Ayuntamiento ha podido comprobar que “en los últimos años el mantenimiento llevado a cabo es nefasto, y el que sistema de aportación de pellets a la caldera desde el silo presenta deficiencias propias de averías mal reparadas como la de 2018”.

Ante esta situación, el Ayuntamiento ha puesto todos los recursos a su alcance para trabajar en la solución que permita que las dos calderas funcionen correctamente y que el sistema automático no falle para que el centro educativo tenga una temperatura óptima a la llegada de los alumnos”.

“No me queda más remedio que explicar la situación en la que nos encontramos ante un sistema de calefacción valorado en 100.000 euros, que es una pena que se haya dejado deteriorar por un mal mantenimiento, y un contrato municipal que es muy mejorable”, ha lamentado.

Sanz se ha comprometido a buscar un sistema alternativo para que el centro cuente con sistema de calefacción cuando las calderas de biomasa fallen.