Así lo ha asegurado en una acto público en Brihuega, donde ha reparado en que “en esto ya cayó un Gobierno de otro partido”, en alusión al de .

“Quiero decir con mucha claridad que estoy en contra. Los territorios no pagamos impuestos. Los paga la gente o las empresas. Es una falacia hablar de balanzas fiscales si antes no regulamos dónde tienen que ir los domicilios fiscales”, ha apuntado.

En este sentido, ha dicho que muchas empresas que cambian su sede a no lo hace “por el hecho de que haya menos impuestos” ya que las tasas autonómicas “son pequeña cosa”.

Así, asegura que si las empresas se van a Madrid es “porque se esconden de las inspecciones fiscales”, ya que “es más difícil detectar un problema de una empresa” en la capital de España.

“No nos engañemos. O nos ponemos de acuerdo en cuál es la regulación del domicilio fiscal y que el dinero lo pague donde la pague la empresa o el trabajador revierta por igual en todo el país, o serán falacias”, ha agregado.

En esta línea, ha recomendado la lectura “de un libro extraordinario de un magnífico catalán que ha sido ministro”, Josep Borrell, “que ya desmontó con mucha claridad la falacia de los independentistas que en España quieren que los impuestos sean progresivos para la persona pero que no apliquen esa progresividad cuando hablan de territorios”.