Así lo ha señalado a tras conocer el nuevo paso de los tribunales en el caso de este cuádruple crimen, después de dictar el Juzgado número 1 de Guadalajara este 7 de febrero un auto por el que acuerda la continuación de los trámites del procedimiento del en relación a estas muertes en Pioz.

Para Campos, la prisión permanente revisable “no es suficiente”, y aguarda impaciente que se fije la fecha del juicio con jurado popular; “voy con ganas de que se haga justicia y de que se de ejemplo en Brasil”, donde está toda su familia “sufriendo tremendamente y llorando como si fuera ayer”, afirma.

Un sufrimiento al que se une también —dice Campos— su hermana y de Patrick, quien según su propio hermano afronta ahora una “pelea psicológica interna tremenda y trágica”, teniendo en cuenta que su hijo ha acabado, supuestamente, con al vida de su hermano, esposa y sus dos pequeños.

“Mi hermana sabe que su hijo mató a su hermano y también que está condenado a pasar toda la vida en la cárcel, y es una pelea tremenda y trágica”, afirma.

Según Campos, en Brasil no hay prisión permanente revisable y “la injusticia prospera y los reclusos hacen su propia justicia”, afirma el tío de Patrick, para quien “las leyes brasileñas son muy blandas, y quien tiene dinero, paga y sale”.