Según ha informado el sindicato en nota de prensa, estos nuevos despidos se añaden a los 55 ejecutados por la multinacional británica desde que se hizo con esta contrata del en 2013.

En poco más de cinco años, añade, Tunstall “ha recortado en un tercio la plantilla que presta el servicio de teleasistencia en Castilla-La Mancha”, mientras que el número de usuarios y el número de terminales instalados han aumentado en torno a un 7 por ciento y de aquí a 2022 la previsión es incrementar los terminales otro 25 por ciento, de 40.000 a 50.000 y las personas atendidas un 33 por ciento más, de 50.000 a 67.500.

“Si el servicio no ha visto disminuir hasta ahora los estándares de calidad ha sido en gran medida por la implicación y compromiso de las personas que lo prestan. Pero el vaso está rebosando, los trabajadores están sometidos a una presión y a unas condiciones laborales que difícilmente pueden mantenerse durante mucho más tiempo”, ha asegurado la secretaria general de CCOO-Sanidad y Sectores Sociosanitarios, Chelo Cuadra.

Así, ha añadido que ya advirtieron que “cuando se convocó el concurso, que era imprescindible establecer ratios mínimas de trabajadores por terminales y por usuarios”. “Es imposible seguir multiplicando el servicio sin un crecimiento acompasado de las personas que lo prestan. Pero en vez de reforzar la plantilla, Tunstall sigue despidiendo profesionales”.

“Por el bien del servicio público de teleasistencia en Castilla-La Mancha, es el momento de actuar. Y le corresponde tomar cartas en el asunto al Gobierno de la región, a la consejería de Bienestar Social, para evitar que la joya de la corona de las políticas de Dependencia se deteriore hasta límites desde donde sea muy difícil rescatarla”, ha destacado Cuadra.

48,6 PUNTOS SOBRE 49

Según CCOO, Tunstall ha renovado la contrata del servicio de teleasistencia obteniendo con su proyecto técnico una puntuación de 48,6 puntos sobre 49. “Esta puntuación sorprende aún más cuando se compara con la obtenida por sus competidoras, empresas con larga tradición y experiencia en la prestación del Servicio de teleasistencia en otros lugares porque apenas han rozado el aprobado o han suspendido claramente”, ha indicado por su parte el secretario del comité de empresa de Tunstall Televida-Guadalajara, Fernando Diges.

“Pero es que, además, en la valoración de las ofertas, lo que el Gobierno no ha ponderado de ninguna manera ha sido al personal, que es un pilar básico del Servicio de teleasistencia. Las personas que atienden las llamadas, que evalúan las situaciones de cada domicilio, que solventan los problemas técnicos, que dan su apoyo administrativo o de gestión al conjunto del equipo”, ha añadido.

“Personas, en definitiva, sin las que no se obtendrían los datos de calidad de los que presume tanto el Gobierno regional como la multinacional británica. Sin ratios mínimos de personal, por usuarios y por terminales, la calidad del servicio de teleasistencia se vendrá inevitablemente abajo”, ha advertido Diges.

De las 213 personas que prestaban el servicio de teleasistencia en Castilla-La Mancha en 2013, tras los cuatro últimos despidos, ya solo quedan en plantilla 154; de las que unas 35 tienen contratos a tiempo parcial. Además, hay al menos una veintena de vacantes, sumando los profesionales que han solicitado excedencias para tomarse un respiro, y cuya marcha no se ha cubierto y las personas en IT, cuyas bajas tampoco se cubren.

“Por mucho que se mejoren las tecnologías de los terminales y de las comunicaciones, el servicio de teleasistencia no pueden dejar de prestarlo personas; salvo que lo que se le ofrezca al usuario, lo que encuentre al otro lado del terminal, sea una grabación, un Siri, un Ok Google o una Alexa”, ha finalizado.