En un comunicado, el sindicato ha explicado que la decisión “unilateral” de DHL Exel Supply Chain SLU de obligar a sus empleados a trabajar gratis los sábados “por causas organizativas y de producción” motivó dos semanas de huelga el pasado mes de junio; que tuvo un seguimiento masivo pero que fue finalmente desconvocada por el comité de empresa para tratar de negociar con la empresa.

“El gesto fue inútil, DHL se mantuvo inflexible y el trabajo en sábado forma parte de la jornada laboral ordinaria en la plataforma de Torija desde el 1 de julio”, ha señalado CCOO.

El secretario general de CCOO-FSC Guadalajara, , ha considerado que la “imposición” de DHL es “injusta” e “ilegal” y se ha mostrado confiado en que la Justicia de la razón al sindicato, pues, según ha indicado, los trabajadores deben ser repuestos en sus anteriores condiciones laborales y deben además percibir la correspondiente compensación por los daños y perjuicios que les haya producido la “imposición empresarial”.

A juicio de López, la MSCT en materia de jornada, horario y distribución del tiempo de trabajo, “impuesta” por DHL a sus 142 empleados directos del centro de trabajo de Torija, debe declararse “nula o subsidiariamente injustificada”.

“La documentación que aportó la empresa para imponer la MSCT no acredita en absoluto las causas organizativas y de producción alegadas por DHL, que no ha negociado de buena fe al esconder su verdadero motivo, que es económico. Y de ese no ha dicho nada porque lo que tiene DHL no son problemas económicos sino beneficios”, ha indicado López.

Para el sindicato, DHL está haciendo un “uso ilegítimo” de la legislación laboral, que es “muy permisiva con los empresarios pero no les autoriza a modificar, sin más, la distribución de la jornada”. “No basta con alegar que hay una causa legal, el empresario tiene que probarla. Y la memoria e informe técnico aportados por DHL no prueban nada”, ha recalcado el responsable de CCOO.

En la plataforma logística de DHL de Torija ya se venía trabajando los sábados desde hace años. Para poder atender las necesidades del cliente Primark, la empresa llegó en mayo de 2016 a un Acuerdo con la Representación Legal de los Trabajadores que implicaba que la mitad de los empleados directos debía trabajar 14 sábados al año. Con la justificación de la crisis, los sábados trabajados no se retribuía económicamente, pero se podían compensar acumulándolos a las vacaciones o a los fines de semana.

El Acuerdo se renovó año a año, en 2017 y 2018; pero en este 2019 la empresa se negó a renegociarlo y, por el contrario, comunicó su intención de iniciar procedimiento de modificación sustancial de condiciones de trabajo “por causas organizativas o productivas.”

El periodo de consultas se abrió el 29 de mayo. Tras cuatro sesiones, concluyó sin acuerdo por la decisión de la empresa de “imponer sus condiciones”, según el sindicato, que pasan por trabajar en sábado sin contraprestación ninguna.

Además, Comisiones Obreras ha recordado que el 13 de junio, los trabajadores iniciaron una huelga de tres días, con un seguimiento “masivo” tanto por parte de los trabajadores directos (cerca de 150) como los de ETT (otros tantos).

Ante la postura “inamovible” de DHL, la huelga pasó a ser indefinida, aunque el comité de empresa la desconvocó una semana después “como muestra de buena voluntad para tratar de retomar las conversaciones”. Sin embargo, DHL volvió a rechazar las propuestas del comité y comunicó a los trabajadores que a partir del 1 de julio quedaba impuesto el nuevo sistema de turnos y horarios.

Al menos una veintena de trabajadores solicitaron la rescisión de su contrato porque consideran “invivibles” las condiciones de trabajo que les impone la empresa, pero la inmensa mayoría ha tenido que aceptarlas.