Durante estos episodios de lluvias torrenciales —en los que se registraron valores pluviométricos muy superiores a los habituales y concentrados en un corto periodo de tiempo—, se produjeron desbordamientos en el río Arlés y en varios arroyos, ha recordado en nota de prensa la CHT.

Con el objetivo de prevenir las consecuencias más negativas y minimizar el impacto de estos episodios torrenciales, en caso de que se vuelvan a repetir, se han previsto una serie de actuaciones que se desarrollarán entre los meses de febrero y abril.

Las actuaciones a desarrollar en los cauces serán trabajos de conservación y recuperación de su capacidad hidráulica mediante la retirada de los tapones formados por el arrastre de sedimentos y vegetación, respetando la estructura y los ecosistemas presentes.

De igual modo, se ejecutarán trabajos de retirada de los árboles caídos y la poda de las ramas bajas del arbolado que pueden favorecer la formación de barreras que faciliten los desbordamientos.