Fue el pasado sábado cuando los agentes del Seprona y del Servicio de de (Guadalajara) identificaron a los ocupantes de una furgoneta que transportaba 592 kilos de níscalos en 147 cajas cuando se encontraban en el término municipal de esta localidad, según ha informado la Delegación del Gobierno en un comunicado.

Tras la identificación, se procedió a denunciar a estas personas por infracciones contra la legislación sanitaria para comercializar este tipo de producto y por vulnerar las leyes medioambientales por recogida masiva de setas y hongos. Además, los níscalos incautados fueron destruidos en el punto limpio de Atienza.

Esta actuación fue llevada a cabo en el marco de los operativos de servicio que la Guardia Civil de Guadalajara realiza en toda la provincia dentro del Plan de Control de recolección masiva de setas y hongos.