Vega ha considerado que esta resolución judicial “corrobora en su totalidad el criterio y argumentos” defendidos por el Colegio de Abogados, según ha informado el propio colegio en nota d prensa.

El argumentaba en su recurso, ante el que ha fallado a favor la sentencia del Supremo y previamente la , que entendía que “la actuación del es pública y que no actúa como operador económico”, por lo que no es “un mercado” sino una verdadera Administración pública encargada de la prestación de un servicio público ajena a la normativa de defensa de la competencia.

Asimismo, el recurso del órgano colegial recogía la diferencia entre la prestación de servicios profesionales por parte de los abogados, que han de prestarse en libre competencia, y la función propia del turno de oficio y de la asistencia jurídica gratuita, que es un servicio que cumple con una función social basada en el principio de solidaridad.

En este sentido, el órgano colegial explicaba que cuando los abogados prestan el servicio de turno de oficio no actúan en un mercado regido por la oferta y la demanda, sino que realizan un servicio público en las condiciones establecidas por el Estado.

Ante esta sentencia no cabe recurso ordinario alguno.