El concejal de Desarrollo Sostenible, , ha explicado que “la estructura, de 12 metros de altura, se ha perimetrado con un cercado de 12 metros de diámetro, imitando un nido de la misma especie, dentro del cual van a vivir las seis cigüeñas irrecuperables que ya viven en la Reserva, protegidas de los depredadores”.

El edil ha detallado que “en la torre se han instalado, a diferentes alturas, tres plataformas de un metro cuadrado de superficie cada una, sobre las que se han dispuesto nidos artificiales con el fin de atraer a nuevas parejas de cigüeñas”.

Esta infraestructura forma parte del proyecto impulsado por el Ayuntamiento desde la Reserva para la recuperación de la cigüeña blanca. En enero, se introdujeron en el humedal azudense varios ejemplares de aves procedentes del Centro de Recuperación Cañada de los Pájaros de , entre ellos varias cigüeñas, a las que se han sumado otros ejemplares del centro de recuperación de la Junta de Comunidades en Castilla-La Mancha, con el objetivo de que críen, ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

Ocho ejemplares fueron recuperados tiempo atrás en el humedal y puestos en libertad y una pareja, que se liberó hace tres años, hizo nido en las inmediaciones de la Reserva.