El Ayuntamiento de Guadalajara tiene cerrado el aparcamiento subterráneo público de la plaza de Dávalos, situación que se prolongará al menos durante los meses de julio y agosto. Este aparcamiento, de gestión directa municipal, es vigilado por dos policías locales cada jornada cuando está abierto y el motivo del cierre es que el Consistorio no dispone actualmente de esos dos agentes para destinarlos a esta labor, según ha podido saber el Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Guadalajara.

La viceportavoz del Grupo Municipal Socialista, , ha criticado “lo sorprendente de esta decisión”, mientras “el alcalde mantiene a tres agentes de la dedicados en exclusiva a ser su escolta personal, para lo que le acompañan en todo momento, tanto en actividades institucionales como de partido, que nada tienen que ver con el Ayuntamiento”.

A juicio de Cuevas, el cierre del aparcamiento por no destinar dos policías locales cada día a vigilarlo denota “la mala planificación de la plantilla de Policía Local por parte del equipo de ” y es “un nuevo varapalo a la tan cacareada dinamización del casco histórico, un nuevo perjuicio a los comerciantes y trabajadores de la zona, que ya han visto como en los últimos años Román dificultaba enormemente la llegada de los vecinos a esta parte de la ciudad”.

Entre esos perjuicios a comerciantes, trabajadores e incluso residentes del centro histórico de Guadalajara, la viceportavoz socialista hace referencia al cambio de líneas de autobuses que Román impuso en 2013, “dejando prácticamente incomunicado el casco histórico por transporte público”, y a la “supresión de cientos de plazas de aparcamiento en superficie con las obras que el alcalde llevó a cabo en la plaza de Dávalos y las calles y Teniente en la parte final de su anterior mandato”.