Así lo han confirmado a Europa Press fuentes del Consistorio, quienes han asegurado que tampoco se ha reunido la Comisión de Seguimiento creada para tal fin, integrada por representantes de cada una de las administraciones implicadas.

La firma de este convenio estaba contemplada en el protocolo de colaboración suscrito entre el Ministerio, la Universidad, el Ayuntamiento y la Junta de Comunidades, bajo el Gobierno de , ratificado el pasado 30 de marzo.

Esta fue una de las peticiones que el alcalde de Guadalajara, , realizó al presidente regional, , en la reunión que mantuvo con él el pasado miércoles, encuentro en el que le reclamó que el campus universitario se ubique “en el sitio que el Ayuntamiento defiende”, después de que el presidente “haya abierto la posibilidad de reflexión a otras ubicaciones”.

De momento, según Román, el presidente regional no ha propuesto ninguna ubicación alternativa y le transmitió que no ofrecerá una “postura oficial” hasta que no mantenga una reunión con la Universidad de Alcalá.

Fuentes del Gobierno regional han asegurado a Europa Press que no hay fecha “cercana” para ese encuentro del presidente con los responsables de esta universidad. De partida, el nuevo Ejecutivo regional quiere saber primero qué estudios pretende impartir esta universidad en el campus de Guadalajara para decidir cuál es la mejor ubicación.

Desde el Ejecutivo de García-Page alegan que esta cuestión no estaba cerrada en el convenio que suscribió en marzo la anterior presidenta regional, María Dolores de Cospedal, como tampoco la financiación que tendrá que aportar el Ejecutivo autonómico para llevar a cabo este proyecto.

TÉRMINOS DEL ACUERDO

En base al convenio suscrito el pasado mes de marzo, el Ministerio de Defensa ponía a disposición del Ayuntamiento de Guadalajara y de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha las edificaciones y los terrenos que integran la antigua , reservándose el suelo necesario para la ampliación del Archivo General del Ejército.

Dicho ministerio se comprometía a iniciar la tramitación de los expedientes oportunos tendentes a segregar de su propiedad una parcela de 31.874 metros cuadrados en la que se encuentran los edificios del ‘Colegio Residencia María Cristina’ para su enajenación al Ayuntamiento y a la Comunidad de Castilla-La Mancha. Estos terrenos han sido valorados por el Ministerio de Defensa en 9.645.547,60 euros.

Mientras, el Ayuntamiento de Guadalajara pondrá a disposición del Ministerio de Defensa varias parcelas de su titularidad, valoradas en 7.616.800,16 euros, para adquirir mediante permuta, parte de la parcela donde se ubica la Residencia María Cristina que es titularidad del Ministerio de Defensa.

El acuerdo contempla que el Ayuntamiento realizará una cesión gratuita a favor de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, cuando sea requerido para ello en función de la demanda universitaria y para su destino al uso universitario por parte de la Universidad de Alcalá, de las parcelas de su titularidad integradas en el ámbito donde se pretende la ubicación del Campus Universitario de Guadalajara. No solamente de la que adquiera al Ministerio de Defensa, sino también de los terrenos del Parque del Coquín, que delimitan la calle del Río y la calle Barranco del Coquín.

Por su parte, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha aportará, en la forma y plazo que se determine en el instrumento jurídico correspondiente, la cantidad de 2.028.747,44 euros, para la adquisición de los terrenos de la Residencia María Cristina, no adquiridos por el Ayuntamiento.

Además, destinará al uso universitario por parte de la Universidad de Alcalá los terrenos y edificios de su titularidad integrados en el presente ámbito, como es el , cuando la demanda universitaria exija la aportación de nuevos espacios.

El Ejecutivo ‘popular’ de Cospedal también se comprometió a financiar la rehabilitación de los edificios y su equipamiento adaptado a los nuevos usos universitarios, así como las de urbanización, exigidas para la adecuación de los espacios exteriores y la realización de los espacios (edificio-aulario) de nueva planta que se consideren necesarios para el buen desarrollo del nuevo campus.

Por su parte, la Universidad de Alcalá se comprometía a destinar los bienes inmuebles cedidos por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha al uso universitario, con arreglo a las condiciones que para dicha cesión en su día se establezcan.