Hasta el lugar del hallazgo se desplazó un Equipo de Búsqueda y Localización de Artefactos Explosivos (EBYL) de la Guardia Civil de Guadalajara, quien recabó información precisa sobre el estado de conservación y características de los proyectiles, así como sobre su ubicación exacta, determinada mediante las coordenadas geográficas.

Tras realizar estas actuaciones, la Guardia Civil de Guadalajara dio aviso al (SEDEX), con base en para que se hiciese cargo de los objetos, lo que hizo una dotación de este Servicio que los trasladó a una cantera cercana, para su explosión controlada.

controlada se llevó a cabo bajo las medidas reglamentarias de seguridad, para lo que se utilizaron cargas especiales al objeto de minimizar el impacto medioambiental, ha informado la Delegación del Gobierno en un comunicado.

Desde la Guardia Civil se recuerda que, ante la aparición de este u otro tipo de munición y/o artefacto, deben abstenerse de desplazarlo, modificarlo, o manipularlo, debido a su peligrosidad, debiendo limitarse la actuación del ciudadano a comunicar dicha incidencia en el cuartel de la Guardia Civil más cercano o comunicarlo al teléfono de urgencias 062 y a señalizar la zona para evitar accidentes.