Durante el mes de diciembre, las personas que visiten la iglesia del Fuerte de tendrán la oportunidad de conocer interesantes detalles acerca de dos mujeres, ambas llamadas Berenguela, que ostentaron, en diferentes épocas, el título de Señoras de Guadalajara.

“Aunque nuestra ciudad, tras su conquista e incorporación a la Corona de Castilla, siempre estuvo bajo dominio real directo -realengo- y no constituyó un señorío propiamente dicho, si fue cedida temporalmente, entre los siglos XIII y XVI, a ciertas personas de sangre real, sobre todo a reinas consortes e infantas.

Así ocurrió con Berenguela de Castilla, de , y con su bisnieta, la infanta Berenguela, hija de Alfonso X.

Quienes visiten la iglesia de San Francisco durante este mes descubrirán quienes fueron estas mujeres y algunos de sus secretos, como que fue precisamente el tesón de la primera el que llevó a levantar en este espacio un monasterio dedicado a la orden del Temple”.