Así lo ha confirmado de fuentes vinculadas al caso, quienes han asegurado que no se han producido daños personales aunque una mujer si ha tenido que ser atendida tras sufrir un ataque de ansiedad.

Los supuestos atracadores llevaban la cara tapada con máscaras blancas y uno de ellos llevaba un mono azul, habiendo intentado retener momentáneamente a un hombre antes de tratar de entrar en la sucursal bancaria.

Dichas fuentes han indicado que la investigación sigue abierta para tratar de aclarar lo antes posible lo ocurrido.