Esta detención tuvo lugar el pasado viernes tras la llamada recibida en el Centro Operativo de Servicio de la Guardia Civil, encargado de gestionar el teléfono de urgencias 062, de un vigilante de seguridad comunicando que se estaba cometiendo un robo en una campa de su empresa en la que se encuentran estacionados los vehículos, ha informado la Guardia Civil en nota de prensa.

Inmediatamente se desplazaron hasta el lugar varias patrullas del Puesto Principal de la Guardia Civil de Azuqueca de Henares que sorprendieron a una persona cuando huía a la carrera de las instalaciones de la citada empresa procediendo a su detención.

Una vez practicada la correspondiente inspección ocular en el lugar de los hechos los agentes pudieron comprobar que el detenido había manipulado el detector de intromisión de las instalaciones para no ser detectado y posteriormente fracturo una alambrada para acceder a la campa donde se encontraban estacionadas las furgonetas.

Una ven en su interior había conseguido desmontar catalizadores y el tubo de escape de 79 furgonetas, apilando dicho material en dos furgonetas con las que pretendían darse a la fuga.

Se estima que el valor de la mercancía recuperada y los daños ocasionados ascienden a unos 300.000 euros.

La Guardia Civil instruyó diligencias por la detención de I.D., de 26 años de edad, que fueron entregadas junto con el detenido en el Juzgado de primera instancia e instrucción en funciones de guardia de los de Guadalajara y no se descarta la práctica de más detenciones en relación con estos hechos.