Por una parte, la Diputación está procediendo actualmente al acondicionamiento de unos 12,5 kiómetros en la carretera GU-958, a través de una inversión de 517.070 euros. Esta actuación se divide en dos tramos: uno, entre el punto kilométrico 11,150 (Santuario de Nuestra Señora de la Hoz) y el 18 (Torete); el otro tramo es el que discurre entre Torete y Cuevas Labradas (punto kilométrico 23,5).

Los trabajos en esta carretera de la red provincial consisten en el refuerzo de la capa de rodadura con mezcla bituminosa en caliente, recrecido de paseos y mejora de la señalización, tanto horizontal como vertidal, y de los elementos de defensa.

Además, la Diputación está concluyendo trabajos de señalización horizontal en otras siete carreteras de la misma zona: la GU-967 (Piqueras y Adobes), la GU-968 (Tordesilos), la GU-976 (Tierzo), la GU-977 (Fuembellida), la GU-962 (Torremochuela), la GU-965 (Prados Redondos) y la GU-419 (Tartanedo).

Según ha informado la Diputación en un comunicado, estas obras de señalización se llevan a cabo tras haber ejecutado las labores de conservación de la capa de rodadura correspondientes a la anualidad 2019, que han supuesto mejorar el firme de aproximadamente 85.000 metros cuadrados de vías. La mejora del firme y la señalización horizontal en estas siete carreteras suponen una inversión total de 469.340 euros.