Este es el dato que ha ofrecido este miércoles en Guadalajara la consejera de Bienestar Social, , durante su visita a las instalaciones de Betania, un centro que depende de Cáritas donde se atiende a personas sin hogar y donde ha podido ver las necesidades en otros programas de los que desarrolla esta organización.

Para la titular de Bienestar Social, el hecho de que haya disminuido la atención a las personas sin hogar en la región supone que “posiblemente haya menos personas necesitadas de estos recursos”, ha dicho en declaraciones a los periodistas.

Ha recordado también como según las últimas cifras dadas indican que Castilla-La Mancha ha reducido a la mitad la pobreza severa pasando de 8,5 a 4,4 puntos aunque “siempre que haya personas en situación de pobreza hay que seguir trabajando”.

Según la consejera, el centro Betania es una referencia no sólo en Guadalajara sino a nivel regional porque “cuando hablamos de personas sin hogar, hablamos de personas desarraigadas que necesitan este apoyo” para reanudar su vida.

Sánchez ha explicado a los medios también las ayudas que desde la Junta se dan a entidades como Cáritas en las cinco provincias precisamente para estos proyectos de distinta envergadura.

La consejera se ha referido al apoyo económico a estos proyectos sociales porque “atender a las personas es fundamental”, pero ha querido hacer referencia también a la inversión que se hace en infraestructuras o “espacios amables” para “hacer más fácil la vida a la gente”.

Antes de visitar las instalaciones de Betania en Guadalajara, donde se atiende a personas sin hogar y donde ha podido ver las necesidades en otros programas de los que desarrollar Cáritas, la consejera ha valorado también la labor que se realiza desde esta organización en uno de los primeros centros abiertos en Castilla-La Mancha, ha precisado.

Por su parte, desde Cáritas han cifrado en más de 300 las personas atendidas el pasado año, de ellas unas 35 a través del programa residencial.