Según ha informado el Consistorio guadalajareño en nota de prensa, la presencia de los cuerpos de seguridad se reforzará en las citas más multitudinarias como la procesión de la Virgen de la Antigua, el chupinazo y el desfile de peñas, el desfile de carrozas, los conciertos y los encierros. En ellos se situarán elementos de seguridad pasiva y dinámica.

La teniente de alcalde de la ciudad, , ha comentado respecto a estos últimos la obligatoriedad de respetar el correspondiente bando que, entre otras cuestiones, prohíbe concentrarse en el último tramo del recorrido, permanecer en el trayecto o en el ruedo en estado de embriaguez, citar a las reses o llamar su atención, la presencia de menores de 18 años y de mayores de 65 años, y realizar cualquier acto que pueda dificultar el normal desarrollo del encierro.

Jiménez ha recordado que los toros que se corren en los encierros de Guadalajara no están afeitados al ser los mismos que se lidiarán por la tarde.

Del mismo modo, de cara a los espectáculos pirotécnicos como los toros de fuego, se prohíbe la tenencia y utilización por parte de los vecinos de cohetes, petardos, correpiés y otro material. También queda prohibido coger con la mano o desplazar de cualquier forma los correpiés de los toros de fuego y lanzarlos al aire. El incumplimiento de estas cuestiones conlleva las correspondientes sanciones.

Por otro lado, se instalarán hospitales de campaña en el recinto ferial y en la rotonda de Polonia, próxima a la Fuente de la Niña. El acceso peatonal al recinto ferial podrá realizarse por Cuatro Caminos, la pasarela de La Amistad, el puente de y la calle Sigüenza. Los vehículos podrán estacionar en el aparcamiento del y en parcelas próximas al recinto ferial.