Esteban ha señalado a Europa Press que lo que se quiere es que en todas las mieles aparezca en el etiquetado el país de origen, y que si se trata de varias mieles diferentes, se recoja igualmente el porcentaje de mezcla entre unas y otras para que el consumidor pueda elegir el producto que compra pero opina que “esto se tiene que resolver en ”.

Se trata, en todo caso, de una muestra de apoyo del organismo regulador Miel de la Alcarria porque al tener denominación protegida, según ha incidido, para ellos ya es obligatorio poner el origen porque “una denominación de origen define precisamente donde se fabrica el producto”.

Aunque la DO Miel de la Alcarria apoya esa movilización, su presidente ha señalado que no él no acudirá. Ha afirmado que no está convencido de que este problema se pueda resolver a nivel nacional, pero ha incidido que donde hay que ganarlo realmente es en Bruselas, “que es donde se escribe la ley”, ha apostillado.

También ha querido hacer hincapié en que esta movilización no es debido a que las cosas se hagan de manera ilegal ni porque haya fraude, pero “lo lógico es que el producto recoja el país de origen en su etiquetado”, ha aseverado, para reconocer que pese a las manifestaciones, hasta que no haya un cambio a nivel europeo “seguirá el problema”.

En cuanto a la cosecha de la miel con denominación de este año, ha manifestado que, en términos generales, “ha sido regular”, aunque ha apuntado que “cuanto más extremas son las condiciones de producción y hay menos, más calidad tiene el producto”.

La producción sigue baja tras años de sequía y también problemas sanitarios en el sector, y por ello, para Esteban, lo que toca ahora es “aumentar la producción como sea”.