La empresa, en un comunicado, ha puntualizado también que el informe realizado por Policía Local azudense, tras inspeccionarse el vehículo con posterioridad, “no detectó ningún signo de actividad anormal en los sensores que muestran el funcionamiento del vehículo”.

De hecho, añade que, en base a la inspección realizada por la empresa al vehículo tras el suceso, los sensores estaban “inactivos”, es decir, “el suceso no se debió a ningún fallo mecánico”.