El acuerdo, que deberá ser ratificado por la asamblea de trabajadores el próximo lunes, pone fin a un conflicto que se ha prolongado durante meses, después de que el Comité, de acuerdo con la plantilla, comenzara a reivindicar el fin del sistema de disponibilidad y flexibilidad absolutas y no retribuidas que ha estado vigente desde 2009 para la mitad de la plantilla, la destinada al almacén de la empresa, radicada en (Guadalajara) y dedicada a la comercialización de material de oficina, según ha informado el sindicato en nota de prensa.

Este acuerdo, impuesto por la empresa y aceptado entonces por los trabajadores para hacer frente a la pérdida de pedidos y la caída de la actividad derivada de la crisis, para CCOO “había dejado de tener sentido porque hace ya tiempo Lyreco recuperó e incluso incrementó los pedidos”.

La voluntad de la empresa de mantener vigente este acuerdo y la negativa a aceptar las propuestas del Comité para negociar uno nuevo terminó por llevar a la convocatoria de cuatro días de huelga, que se iniciaron este pasado martes.

El miembro del ha destacado que “hay que subrayar que ha sido la determinación de la plantilla la que ha forzado a la empresa a cambiar de posición”, ya que, según él, “fue la asamblea de trabajadores la que decidió que había que ir a la huelga y han sido los las trabajadoras y los trabajadores los que la han ganado”.

De esta manera, ha detallado que “a partir de ahora, la flexibilidad horaria será voluntaria y retribuida en dinero o compensada en tiempo”, mientras que “los festivos trabajados se pagarán a 200 euros o se compensarán con dos días de vacaciones, se cobrarán 20 euros por cada hora extra y hasta recuperamos la cesta de Navidad”.

Ruiz ha señalado que “quedan algunos flecos por cerrar” pero el acuerdo “es ya un hecho” y se ha mostrado confiado de que la asamblea de trabajadores ratifique el acuerdo la próxima semana, ya que, ha considerado, “responde a las justas reivindicaciones de la plantilla”.

“Agradecemos a todas las compañeras y compañeros, que con muy pocas excepciones han secundado los cuatro días de huelga, su respaldo, su unidad y su sacrificio, incluida la lluvia que hemos aguantado todos y el frio que hemos pasado a las puertas de la empresa en estos cuatro días”.