Lerena, que fue durante 11 años profesora en el departamento de Enfermería y Fisioterapia de la citada Universidad, comenzó a preparar su tesis en el año 2009, motivada por la necesidad que planteaban estudios y recomendaciones internacionales de abordar en profundidad la Seguridad del Paciente en los programas de educación y formación de los profesionales sanitarios, puesto que “los sistemas de salud necesitan profesionales formados para dar una atención segura y de calidad”.

El estudio tenía como objetivo evaluar la efectividad de una intervención formativa basada en la guía editada por la para la formación de los profesionales sanitarios en Seguridad del Paciente. Como objetivos secundarios, Estrella Lerena se planteó explorar la percepción de estudiantes de tercero de Enfermería sobre su competencia en seguridad, así como identificar las fortalezas y áreas de mejora, y analizar el impacto de la intervención realizada, ha informado la Junta en nota de prensa.

Para ello se realizó una medición antes y después de aplicar esta intervención, mediante un cuestionario de elaboración propia, previamente validado por un grupo de expertos, ha informado la Junta en nota de prensa.

La conclusión es que una formación específica mejora la percepción que tienen los estudiantes sobre su competencia en seguridad del paciente. Sin embargo, “los cambios a nivel de actitudes, emociones y creencias a la hora de notificar, informar, divulgar, reconocer y entender los fallos en la seguridad requieren de un verdadero compromiso tanto de las instituciones donde el estudiante se forma —Universidad y centros asistenciales— como del propio estudiante”.

Sin embargo, matiza, “la cultura de seguridad aún no ha transitado desde la cultura de la culpa a la cultura de la responsabilidad, con el desarrollo de las habilidades y actitudes necesarias”. Asimismo, el estudio ponía de manifiesto la necesidad de una formación exhaustiva y transversal en el manejo de la medicación.

Estrella Lerena destaca que los enfermeros representan el mayor colectivo de profesionales sanitarios y tienen un elevado potencial para provocar gran impacto en los resultados de atención al paciente. “Lograr la capacitación de los estudiantes de Enfermería con los conocimientos, habilidades y actitudes necesarias para brindar un cuidado seguro es un gran reto y, a la vez, la meta a perseguir”, señala Lerena, y, añade, “la Seguridad del Paciente debe ser el objetivo principal de un modelo basado en la atención centrada en la persona”.

Por ello, propone que instituciones académicas y asistenciales mantengan una relación sinérgica que facilite la adquisición de competencias por parte del estudiante. Igualmente, deben proporcionar una supervisión de calidad a los programas formativos, con medidas que garanticen los estándares necesarios para una formación segura y de calidad y, “en última instancia, la responsabilidad para prevenir errores y aumentar la Seguridad del Paciente corresponde a académicos, estudiantes y organismos clínicos”.

Estrella Lerena es la primera enfermera que trabaja en Guadalajara, en el , en obtener el Doctorado en Enfermería, y espera que a partir de ahora “sean muchas más” para contribuir al desarrollo de la Enfermería como disciplina científica.