Patrocinado por la Diputación de Guadalajara y organizado por la y Pensionistas en colaboración con el Servicio de de la Institución provincial, este Campeonato de Bolos de la Billa “se ha convertido en todo un referente de la tradición popular y con él se contribuye a mantener y difundir uno de los deportes que cuenta con mayor arraigo en la provincia”, según apunta el diputado delegado de Bienestar Social, , quien subraya la importancia de conservar nuestras tradiciones y transmitirlas a las nuevas generaciones.

Por lo que concierne a la edición de este año, se ha incrementado el número de equipos del campeonato y, en la jornada de apertura en Abánades, donde la competición se conoce como ‘Campeonato Alto Tajo’, estarán representados en la modalidad masculina: Gárgoles de Abajo, Trillo, Villanueva de Alcorón, Las Inviernas y Sacecorbo, además del equipo anfitrión; en categoría femenina, los mismos equipos salvo Trillo, además de Gualda, que sí tiene equipo de mujeres, según ha informado la Diputación en nota de prensa.

En Auñón, 5 de mayo, se celebrará el Campeonato Alcarria Alta II, con los equipos masculinos de Pastrana, Auñón, Escariche, Horche, Lupiana, Chiloeches y Hueva, correspondiendo la representación femenina a los pueblos de Pastrana, Auñón, Escariche y Chiloeches.

EN MONDÉJAR

Por último, en Mondéjar, el 6 de mayo, se jugará el Campeonato Alcarria Alta I, con los equipos masculinos de Almoguera, Salmerón, Illana, Millana, Albares, Mondéjar, Sacedón y Mazuecos; y los femeninos de Mondéjar, Almoguera, Salmerón, Millana y Mazuecos.

La competición mantiene las normas de ediciones anteriores, de manera que pueden participar en el campeonato dos equipos por localidad (uno masculino y uno femenino), estará formado por tres jugadores, cada uno de los cuales realizará cinco tiradas no consecutivas.

La ‘Billa’ es un juego de bolos que consiste en lanzar consecutivamente tres ‘manillas’ (piezas cilíndricas de madera de unos 15 centímetros de alto y 6,5 de ancho) sobre seis bolos colocados en tres filas a 12 metros de distancia en caso de los hombres y 9 en el caso de las mujeres, procurando que tras los lanzamientos quede solamente uno en pie.