En nota de prensa, López de Uralde ha señalado que la construcción de esta playa artificial está prevista en la cuenca del río Tajo, concretamente en la cuenca de su afluente el Río Henares, en cuyas márgenes se asienta la mayor parte de la población, regadíos e industria de la provincia de Guadalajara, y también, por tanto, la mayor parte de la demanda de agua.

En este contexto, desde EQUO recuerdan que los embalses de Entrepeñas y Buendía “se encuentran en un estado crítico al 9,44% de su capacidad, lo que según la Ley de Evaluación Ambiental se encuentran por debajo del umbral mínimo no trasvasable”, y han lamentado que “ni siquiera la situación de sequía extrema que estamos viviendo parece frenar proyectos que abusan de un recurso cada vez más escaso”-

“Esperamos que este proyecto disparatado no vaya más allá y termine hoy mismo; pero en todo caso queremos conocer la opinión del ”, ha indicado el coportavoz de EQUO, que considera necesario “poner freno a proyectos que abusan de recursos escasos y vitales como el agua, en una zona especialmente demandante de la misma” y ha expresado “serias dudas de la viabilidad del proyecto tanto desde su aspecto socioeconómico como ambiental”.