Las plazas de la capital acogen a multitud de personas que pueden disfrutar de Dj’s, conciertos, y barras con bebida y comida.

En declaraciones a , el director del Festival Gigante, , ha asegurado que “Guadalajara es una ciudad pequeñita” y esto “hace que la gente se congregue a mediodía” y llenen todas las plazas y calles aledañas.

También ha destacado que durante el sábado hay actuaciones gratuitas en la Plaza de Santo Domingo de grupos como , , y , y que irán “haciendo equilibrio entre bandas conocidas y bandas que están empezando, porque creen que es importante fomentar y dar oportunidades a grupos emergentes que en el día de mañana son las que van a llenar grandes recintos”.

López cree que este evento podría asemejarse al concepto de la plaza del Trigo del festival ‘Sonorama Ribera’, aunque señala que “no pretende compararlo” porque lo irán viendo poco a poco.

Por su parte, los asistentes aseguran que este evento “da vida” a Guadalajara, porque “la gente se junta, hay ambiente y vienen personas de otros pueblos”. Además, consideran que es “muy positivo” porque la gente “sale del festival” y no se queda “aislada” en el recinto, “se contribuye en la ciudad”, “fomenta la cultura en Guadalajara”, y puede “participar todo el mundo” sin necesidad de acudir al festival en sí.

Aunque el sábado es el día fuerte en la ciudad, comenzando sobre las 12.00 horas la música en vivo y los Dj’s, el festival dio comienzo el pasado jueves con Rozalén y Rayden como cabezas de cartel. El viernes actuaron, entre otros, Sidecars, Zahara, La Habitación Roja y Ladilla Rusa, y esta noche le toca el turno a como artista principal.

Según el organizador, esta edición no cuenta con ningún grupo fuerte, sino que “el cartel esta formado por varias bandas con peso” durante los tres días que dura y que se reparten en cuatro escenarios dentro del recinto y uno gratuito en la plaza de Santo Domingo.

Este año no presenta ninguna novedad, ya que han comprobado que “está funcionando bien” como está, con “un público cada vez más fiel”, en un espacio que cuenta también con zona infantil, restauración y una pradera de césped donde se sitúan los escenarios para la música en vivo y la zona de Dj’s.

A falta de conocer las cifras de este último día de festival, desde la organización prevén que el número de asistentes ronde los 19.000. El año pasado generó un impacto en la ciudad de más de un millón de euros, y López asegura que la cercanía de la capital alcarreña con es importante porque “supone un porcentaje muy alto” del público que acude al evento.