Así lo ha vaticinado el director de esta competición, Yeray Espinosa, en declaraciones a Europa Press, explicando que en esta IV Copa de España participarán un total de 12 equipos. Concretamente, cuatro de ellos proceden de , tres de Andalucía, dos de la Comunidad de Madrid, dos más de la Comunidad Valenciana y uno de la Región de .

Espinosa ha detallado que, además de la posibilidad de alzarse con la máxima competición nacional de este deporte de reciente creación, los equipos contarán con el aliciente de obtener alguna de las dos plazas reservadas a España para participar en el Campeonato de Europa de Clubes de Quidditch, que serán para los dos conjuntos que disputen la final.

Asimismo, en Azuqueca también estará presente el seleccionador español de quidditch, lo que supone para todos los deportistas “la posibilidad más grande” de representar a España en competiciones como el Campeonato de Europa o el Mundial. “Ver cómo compites en un torneo de alto nivel es clave para poder ser convocado para la selección”, ha manifestado Espinosa.

Además, este año la Copa de España estrenará en Azuqueca de Henares un nuevo formato de competición con una “doble fase de grupos”. De esta manera, los 12 equipos participantes se dividirán primero en cuatro grupos de tres equipos para, tras la disputa de los partidos, formar nuevamente tres grupos de cuatro equipos cada uno. Una vez concluida esta primera fase, los cuatro mejores equipos se clasificarán directamente para los cuartos de final, mientras que el resto de equipos tendrán que superar una repesca para obtener los cuatro billetes restantes para la fase de eliminatorias.

UN DEPORTE “DIVERTIDO Y DE CONTACTO”

En cuanto a la práctica del quidditch, Yeray Espinosa ha asegurado que es “físico, de contacto y muy divertido” y ha afirmado que a él puede jugar “cualquiera” ya que “un gran porcentaje” de los deportistas que lo practican “casi ni ha leído” la serie de libros de Harry Potter que dio popularidad a este deporte, que en la saga protagonizada por ‘el niño que sobrevivió’ se practica encima de una escoba voladora.

El director de la Copa de España ha detallado que, al principio del partido, cada equipo cuenta con seis jugadores: un guardián —que hace las veces de ‘portero’—, tres cazadores —que llevan la quaffle, el balón con el que se anotan los tantos en las tres porterías con forma de aro del equipo rival— y dos golpeadores —que usan las bludgers, unas bolas similares a las que se usan en el balón prisionero y que sirven para eliminar a jugadores del equipo rival y crear superioridades numéricas—.

Posteriormente, en el minuto 18, sale al campo el buscador de cada equipo. Estos jugadores son los encargados de enfrentarse al corredor de la snitch —una bola de pequeñas dimensiones— y quitársela “prácticamente sin tocar” al corredor.

En el quidditch compiten de forma mixta hombres y mujeres y los equipos no podrán tener en el terreno de juego más de cuatro jugadores de un mismo género, “entendiendo como género aquel con el que la persona se identifica y no con el que nació”.

Espinosa ha incidido en que, más allá del origen del deporte, el quidditch tiene “todo lo que puedes esperar de un deporte de contacto”. “Hay placajes”, ha insistido, señalando incluso que los mejores buscadores suelen ser deportistas que provienen de las artes marciales ya que “tienen esa agilidad para el uno contra uno”.

ESPERAN “BASTANTE” PÚBLICO

Finalmente, Yeray Espinosa ha considerado que la situación geográfica de Azuqueca de Henares convierte a la localidad en un buen lugar para tener “bastante” afluencia de público.

“Espero que, siendo en Azuqueca, que está cerca de Madrid y de Guadalajara, pueda acercarse bastante gente, aunque sólo sea por la curiosidad de verlo. Quién sabe si después de la copa no tenemos otro equipo en Guadalajara”, ha apuntado.

Asimismo, Espinosa ha remarcado el “interés” del municipio en acoger esta Copa de España. “Les gustó mucho la idea y no ha habido ningún problema”, ha concluido.