García-Page ha querido realizar este anuncio precisamente en una las comarcas más despobladas no solo de Castilla-La Mancha sino de España, donde ha indicado que se aprobará antes de que acabe el año “pase lo que pase, haya elecciones o no”.

Según el líder regional, que está en Molina junto al presidente de Aragón, Javier Lambán, para hablar de problemas comunes de ambas comunidades, ha explicado que serán 5 millones de euros para implementar en torno a mil puestos de trabajo para mujeres del medio rural.

Una decisión que tal y como ha explicado el presidente de Castilla-La Mancha están trasladando a sus políticas de empleo ambas comunidades y que tienen el límite de la “paciencia” que significa la situación de interinidad del .