En este sentido, el primer edil ha recordado en un comunicado que “en los primeros meses de 2015 se firmó un protocolo que fijaba que en un periodo de tres meses —para julio de ese año— tenía que estar firmado el convenio del que se habla hoy. Por diferentes razones, ajenas en todo caso a la voluntad del Ayuntamiento de Guadalajara, y en las que sí tiene responsabilidad la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, eso que tenía que haberse realizado en tres meses ha tardado tres años y medio”.

“Aún así y, a pesar del retraso, es una buena noticia”, ha señalado Román, que ha asegurado que quiere que Guadalajara tenga un campus urbano, en la ciudad, en la misma línea que llevan defendiendo desde hace una década. “Nunca he entendido el retraso de tres años y medio imputable, como digo, a otra administración, pero celebro que el Ministerio de Defensa haya dado el visto bueno al convenio. Estoy a la espera de que los gabinetes de las partes implicadas nos pongamos de acuerdo para fijar la fecha en la que plasmemos la firma en el mismo”.