El alcalde de Guadalajara, Antonio Román, asiste durante hoy y mañana al Congreso que celebra el en Helsinki. Hoy participa en una mesa redonda cuyo tema central son las soluciones sostenibles que es necesario implantar en las ciudades y regiones europeas.

El alcalde de Guadalajara, que también es vocal del , ha sido invitado a participar en la misma por la ambiciosa estrategia para la adaptación al cambio climático que está desarrollando el Ayuntamiento de la capital, de acuerdo con el Pacto de Alcades por el Clima y la Energía, firmado en 2017.

Esta estrategia supondrá que las emisiones de CO2 se reduzcan en Guadalajara un 40% hasta 2030. Algo que se logrará a través de diferentes medidas que se están implantando para mejorar la eficiencia energética e incrementar el uso de las energías renovables. De hecho, durante su intervención, Antonio Román ha destacado que las emisiones de CO2 se han reducido entre 2013 y 2017 en 1.268 toneladas en la ciudad.

Estas medidas también se han establecido en áreas como el servicio de abastecimiento y saneamiento de agua. La renovación de un alto porcentaje de la red de la ciudad ha supuesto un ahorro del 30% de agua. Y el cambio de la red de alumbrado y la apuesta realizada por la tecnología LED se ha derivado un ahorro energético del 71%.

Por otro lado, tal y como ha dejado de manifiesto en su intervención, el Ayuntamiento de Guadalajara está renovando progresivamente su flota de vehículos y los está sustituyendo por otros que emplean energías alternativas. “En definitiva, Guadalajara está incorporando los avances tecnológicos a los servicios públicos municipales para hacer que sean más eficientes y eficaces y, a la vez, reducir el impacto en el medio ambiente”.

Por último, el alcalde ha destacado que la ciudad del futuro debe ser una ciudad verde. Guadalajara, con cerca de 30 m² de zonas verdes por habitante, ya lo es. En la última década, el Ayuntamiento de Guadalajara ha incrementado en 130.000 m² los parques y zonas verdes de la ciudad.