Autoridades, amigos, familiares y compañeros de han asistido este martes a la presentación del libro ‘Papeles de Javier Borobia’ que ha sido editado por la de Guadalajara y de la capital compuesto por artículos publicados en prensa, intervenciones en actos públicos pregones, entre otros. La presentación ha tenido lugar en el salón de actos del donde, en primer lugar, se ha proyectado un emotivo vídeo sobre la trayectoria profesional y personal de Borobia que justo ayer martes cumplía 60 años.

Acto seguido, la presidenta de la tuvo palabras de “reconocimiento y cariño” hacia Javier Borobia de quien, dijo, “es indudable que su capacidad para relacionarse y empatizar con los demás son solo algunas de sus muchas virtudes”.

“No descubro nada si digo que Javier Borobia es un hombre de la cultura con mayúsculas, un guadalajareño comprometido con su tierra y sus gentes; y una persona totalmente polifacética como queda fielmente reflejado en este libro”, dijo Guarinos haciendo un breve repaso por brillante currículum y sus facetas de actor, productor, guionista y director de teatro; destacando como “impulsor y colaborador de eventos culturales y sociales de la talla del Tenorio Mendocino, del Carnaval de la capital, del Festival Medieval de Hita, del Maratón de los Cuentos o de los Premios ‘Su peso en miel’, por citar solo una pequeña parte, además de presidente de la Junta de Cofradías de la capital en los años de mayor impulso de su gran Semana Santa”.

La máxima responsable de la Institución Provincial agradeció a la recopilación y coordinación de todos los textos que se ven plasmados en el libro y destacó “la suerte que hemos tenido en esta provincia de tener a Javier como trabajador de la Diputación Provincial, de la que ha recibido la Insignia de Oro de la Provincia”.

Durante su intervención, Guarinos se refirió aaquel pregón que Javier dio en Gajanejos, con ocasión de sus fiestas de , en junio de 2005, y al que tuvo el placer de acompañar, junto a su mujer, , en la lectura de ese bellísimo pregón que tanto gustó a las gentes del pueblo. En este sentido, reprodujo el inicio de aquel pregón que empezaba así: ” Hay pueblos que se esconden en el paisaje haciendo que el camino, muchas veces sinuoso, deba ir en su busca, siendo por ellos y para ellos; otras veces, por el contrario, salen al encuentro del camino para tenderse a su linde (…)”. Hoy, dijo Guarinos, “gracias a estos ‘Papeles de Javier Borobia’, ya no sólo podremos disfrutar las decenas de personas que estuvimos allí presentes, sino todos los que lean este libro, que espero que sean muchos, porque realmente merece la pena”.

Además, la presidenta de la Diputación reparó en la vinculación, no solo profesional sin también afectiva, que Javier Borobia ha tenido con la Diputación y de la que, apuntó, “yo me siento orgullosa”.

Javier fue Técnico de administración especial (abogado) de la Institución Provincial, desde 1982 a 2009. Su primer destino fue como asesor jurídico del , nada más establecerse este tipo de centros, siendo presidente de la Corporación Provincial Emilio Clemente.

Después, fue llamado a ocupar la Jefatura de Sección de Planes Provinciales, con destino ya en la , ascendiendo después a la Jefatura de Servicio de la misma. “Su alta competencia y su magnífico talante, son y serán siempre recordados y valorados por sus compañeros, y lo que no es menos importante, por los alcaldes y concejales de la provincia”, añadió Guarinos que, para finalizar, quiso hacer suya una reflexión de Javier sobre la vida comunitaria de los pueblos: ” Un pueblo, puede ser todavía una referencia a una cultura propia, un pequeño universo donde poder expresarse, un ámbito en el que todos son alguien, un proyecto abierto de comunidad “. “Así es y trabajaremos para que así siga siendo”, finalizó.

Por su parte, el teniente de alcalde del Ayuntamiento de Guadalajara, , manifestó el “orgullo” que para el Consistorio de la capital supone “tener ciudadanos con mayúsculas como es Javier Borobia. Una persona que representa buena parte de la ciudad de Guadalajara, un referente político y cultural. Fue Gerente del Patronato Municipal de Cultura durante poco tiempo, pero durante cuatro años, de 2003 a 2007, tuvimos el lujo de acompañarle en la oposición en el Ayuntamiento. Fue un auténtico líder en la sombra”. Carnicero añadió que “a los concejales más jóvenes, nos decía que siempre hay que sacar el lado positivo de las personas; y que no nos quedásemos con lo negativo porque todos teníamos un lado positivo. Y, por supuesto, el Ayuntamiento de Guadalajara no podía dejar de colaborar con uno de sus grandes ciudadanos con letras mayúsculas”.

Para finalizar, sus dos hijos, y Rodrigo, dirigieron unas palabras sobre la vida de su padre que emocionaron a los allí presentes.